LA INOCENCIA EN EL SEPULCRO... UNA HISTORIA DE FALSOS POSITIVOS

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 122 (30285 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 30 de octubre de 2015
Leer documento completo
Vista previa del texto
LA INOCENCIA
EN EL SEPULCRO
…Una Historia de Falsos Positivos

LA INOCENCIA
EN EL SEPULCRO
…Una Historia de Falsos Positivos

GERMÁN CALDERÓN ESPAÑA

©2010, Germán Calderón España
Diseño de cubierta y diagramación: Jorge Humberto Sánchez Ramos
Impreso en Marzo de 2010 por
Génesis Ediciones & Comunicaciones Ltda.
Todos los derechos reservados.
Este libro no puede ser reproducido por ningúnmedio,
ni en todo ni en parte, sin el permiso del autor.

ISBN 978-958-44-6726-3
Impreso en Colombia • Printed in Colombia

Homenaje al maestro Jorge Villamil Cordobés (q.e.p.d.)

A manera de prólogo
Camino de la patria
Cuando se pueda andar por las aldeas
y los pueblos sin ángel de la guarda.
Cuando sean más claros los caminos
y brillen más las vidas que las armas.
Cuando en el trigo nazcanamapolas
y nadie diga que la tierra sangra.
Cuando los tejedores de sudarios
oigan llorar a Dios entre sus almas.
Cuando la sombra que hacen las banderas
sea una sombra honesta y no una charca.
Cuando la libertad entre a las casas
con el pan diario, con su hermosa carta.
Cuando la espada que usa la justicia
aunque desnuda, se conserve casta.
Cuando reyes y siervos junto al fuego,
fuego sean de amor y deesperanza.

Cuando el vino excesivo se derrame
y entre las copas viudas se reparta.
Cuando el pueblo se encuentre y con sus manos
teja él mismo sus sueños y su manta.
Cuando de noche, grupos de fusiles
no despierten al hijo con su habla.
Cuando al mirar la madre no se sienta
dolor en la mirada y en el alma.
Cuando en lugar de sangre por el campo
corran caballos, flores sobre el agua.
Cuando lapaz recobre su paloma
y acudan los vecinos a mirarla.
Cuando el amor sacuda las cadenas
y le nazcan dos alas en la espalda.
Sólo en aquella hora
¡podrá el hombre decir que tiene patria!
Carlos Castro Saavedra

INTRODUCCIÓN

Los “falsos positivos” constituyen, sin duda,
el capítulo criminal más escalofriante, absurdo y
vergonzoso de nuestra historia. Ni siquiera comparable
con la maquinaria asesinade Pablo Escobar y las mafias
del narcotráfico que asolaron el país en las décadas de
los 80 y los 90, en las postrimerías del siglo pasado.
Merecen estos adjetivos porque fueron asesinatos
en masa, Crímenes de Lesa Humanidad ejecutados por
agentes uniformados de las Fuerzas Militares contra
jóvenes inermes, seleccionados en el vasto ejército de
desempleados, marginados e indigentes, que pululanpor las calles de nuestros pueblos y ciudades.

Los muchachos eran reclutados por prostitutas e
informantes bajo engaños y la falsa promesa de una
plaza laboral, conducidos a parajes rurales apartados
y acribillados por soldados, para presentar luego
sus cadáveres como de guerrilleros dados de baja en
combate, en un acto de barbarie y perversión sin límites,
que no tiene antecedentes en laturbulenta historia del
país.
La finalidad de los macabros operativos, esa práctica
sin nombre que se reveló en 2007 y horrorizó al mundo,
era la de registrar avances en la lucha antisubversiva
y cobrar honores y recompensas. La prensa bautizó el
episodio como los “falsos positivos”. Aun hoy, siguen
siendo objeto de apasionadas controversias políticas
y jurídicas en escenarios sociales y académicos,promovidos por organizaciones defensoras de los
Derechos Humanos, a lo largo y ancho del planeta.
El escándalo ensombreció el gobierno de
Álvaro Uribe Vélez, abanderado de la “Seguridad
Democrática”, una política destinada a exterminar “el
terrorismo y el narcotráfico”, sustentada en la mano
fuerte de la autoridad militar. A pesar de tratarse de una

práctica aislada de oficiales del Ejércitopresionados
por resultados, sus efectos fueron devastadores sobre la
institución militar y de unas consecuencias sociológicas
imprevisibles en el sentimiento y la conciencia
colectivos.
Una auténtica purga sobrevino en las filas del
Ejército, que cobró a su comandante general y decenas
de oficiales y soldados, involucrados en la que llegó a
ser calificada como agresión infame contra la población...