La ironía

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 7 (1536 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 17 de marzo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Historia de la Filosofía Antigua y Medieval. Nombre: Fernando Mas Paradiso Dirección: C/ Romero de Torres, 2. Las Matas 28250 Madrid Teléfono: 659920642 E-Mail: fmparadiso @gmail.com

Platón
“Fui a visitar a uno de aquellos que parecen sabios… y he aquí lo que sucedió. Habiéndome puesto a conversar con él, me pareció que este hombre, aunque bien parecía sabio a muchos otros hombres y,especialmente a él mismo, pero que en realidad no lo era. Y traté de demostrárselo: tú crees ser sabio, pero no lo eres… Habiéndome ido, comencé a razonar, y me dije así: yo soy más sabio que este hombre, pues, por lo que me parece, ninguno de nosotros dos sabe nada bueno ni bello, pero éste cree saber, y no sabe; yo no sé, pero tampoco creo saber. Y parece que por esta pequeñez soy más sabio yo, pues nocreo saber lo que no sé”. (Apología V-VI)

Leer, pensar y obtener conclusiones sobre Platón (427-347 a. C.) se convierte en un ejercicio agotador y, al mismo tiempo, divertido e intrigante. Podemos explicar su vida –de familia de alta alcurnia, en contacto con la vida política, desengañado de ella, fundador de la Academia, pretendido asesor de tiranos (Dionisio I) a los que pretendía convertiren reyes-filósofos- y su obra –treinta y seis escritos agrupados en nueve tetraologías, obras de juventud, de madurez- de forma breve, concisa y apenas reparar en algunos detalles más. Alfred North Whitehead escribió: “La filosofía occidental es sólo una serie de notas a pie de página de Platón”. Pero, ¡¿por qué?! Carlos Goñi (1) explica: “Platón elevó a categoría ontologica la definición buscadapor Sócrates. Dicho de manera sencilla: Platón inventó el mundo de las ideas, un lugar (aunque no ocupaba lugar) donde habitan todas las definiciones, como un grandioso diccionario en el que las palabras como justicia, verdad, bondad, virtud, hombre, caballo… tuvieran vida propia”. Explicado de otra manera, Platón “elevó la teoría socrática de los concepos a teoría de la ideas. “Las Ideas son paraPlatón”, dice Mª Luz Prieto, “las únicas realidades eternas e inmutables” (2). Pues bien, la elección del texto que encabeza este comentario no es caprichosa. En él está Platón, pero en él está Sócrates, su gran maestro.

Bien es cierto que Platón fue primero, según cuenta Aristóteles, discípulo de Crátilo, quien le enseñó la doctrina de Heráclito (phanta rei, todo fluye). Pero fue sin duda surelación con Sócrates la que más marcó su pensamiento. Hasta tal punto, que los diálogos platónicos son un reflejo del dialogar socrático: un incesante interrogar. Lo que hace Platón es utilizar la figura de Sócrates como protagonista de sus diálogos. Hasta tal punto de considerar Reale y Antiseri (3) a Sócrates como “la mascara más notable de Platón”. El fragmento que nos ocupa pertenece a undiálogo de Juventud, la Apología, donde Platón reproduce el juicio al que la Atenas democrática somete, en 399 a. C., a su maestro Sócrates. Un juicio por impiedad en el que se acusa al filósofo de cuestionar la existencia de los dioses atenienses (y querer cambiarlos por otros) y de corromper a los jóvenes. Este diálogo se completa, podríamos decir, con los titulados Critón y Fedón, donde se narra,en este ultimo, la muerte de Sócrates, condenado a beber cicuta. Bien, es necesario, antes de seguir adelante, apuntar que para unos autores la Apología es una transcripción del juicio con sus diálogos precisos y, para otros, una mera recreación, puesto que hay quienes sostienen que Sócrates no abrió la boca durante todo el proceso. El maravilloso diálogo es un ejercicio de ironía (socrática)frente a los acusadores. Es un desmontar el pensamiento sofista sensu stricto. Un sofista es un sabio, es un experto en el saber. Como movimiento filosófico supone una evolución y revolución, al pasar las investigaciones filosóficas del cosmos al hombre, a lo que concierne a la vida del hombre. Y Sócrates trata de desenmascarlos. ¿Cómo? Dejando claro que sabio sólo es aquel que tiene claro que nada...
tracking img