La Libertad Es Una Responsabilidad Que Pasa Por Reconocer Quienes Somos.

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 4 (978 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 29 de noviembre de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
Estamos en una montaña bellísima, con muchas maticas, flores, arboles inmensos, arboles pequeños, con muchos bambusales, se escucha el sonido de un rio cerca, huele a tierra, a flores, se siente lahumedad como rocío en esta montaña, hay muchos animalitos y ninguno nos ve o si algunos nos ven no les preocupa que estemos aquí con ellos metidos en esta montaña, hay una lomita desde donde podemosver casi todo lo que sucede, donde podemos escuchar casi todo, siéntate conmigo en esta loma, allá donde está más o menos despejado hay unos ositos, casi tan chiquiticos como un chiguagua, pero songorditos con mucho pelito, parecen unos peluchitos, es muy temprano y están desayunando, comen hormiguitas y animalitos así de pequeños, pero lo que más comen ahorita es hojitas y algunas flores, algunosson de color gris otros marroncitos. Un grupito de cinco están comiendo y hablando entre ellos. Uno le dice a otro: 
Alaia! Bajate de esa mata de mango que te puedes caer, ¿no vas a comer aquí connosotros? 
Alaia le responde: 
jajaja Metus, si quieres comer conmigo, sube aquí y ya, no nos vamos a caer tonto! 
Y Metus les dijo a los otros, voy a subir con Alaia un momento, ya vengo. Subiendose Metus a la mata de mango, ya casi al lado de Alaia, se da cuenta que entre las ramas de la copa del árbol venia deslizándose una serpiente directo hacia Alaia, inmediatamente Metus empujó a Alaia ylos dos cayeron desde el árbol, la serpiente le lanzó a morder a Alaia pero no logró alcanzarla. Ya en el suelo estaba Alaia riendo a carcajadas, Metus había caído en la espalda de Doloso, otro delgrupo de los cinco ositos. Mientras se escuchaban en toda la montaña las carcajadas de Alaia, Doloso se quejaba y a la vez reía diciendo: 
Dioos! No pudiste dejar caer un poco de rocío, una hojitaseca, una ramita, jejeje, un manguito, nooo que va, tenías que lanzarme al monigote de Metus, si así me bendices Dios, déjame decirte que ya es suficiente, estoy bendito por siempre, no me eches más...