La marca del lobo

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 242 (60385 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 24 de noviembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Annette Curtis Klause

[pic]

LA MARCA DEL LOBO

Dedico este libro a mi madre, aunque sé que preferiría criaturas más tiernas y agradables.

Para ti puedes matar, y para tus compañeros, y para tus cachorros, tanto como necesiten; pero no mates por el placer de matar, y siete veces nunca mates al Hombre.

RUDYARD KlPLING,
«La ley de la jungla».Atemorizado, corrí de un lado para otro; notaba en la boca el gusto a sangre y el gusto a chocolate, lo uno tan repugnante como lo otro.

HERMANN HESSE,
El lobo estepario.

ÍNDICE

MAYO LUNA ESPECTRAL 6
Prólogo 7

MAYO-JUNIO DEL AÑO SIGUIENTE 9

LUNA DEL SOLSTICIO DE VERANO 9
Capitulo 1 10
Capitulo 2 16
Capitulo 3 20
Capítulo 4 25
Capítulo 5 32Capítulo 6 39
Capítulo 7 46
Capítulo 8 51
Capítulo 9 58
JUNIO TRUENO DE LUNA 63
Capítulo 10 64
Capítulo 11 70
Capítulo 12 75
Capítulo 13 80
Capítulo 14 85
Capítulo 15 89
Capítulo 16 95
Capítulo 17 100
Capítulo 18 105
Capítulo 19 110
Capítulo 20 115
Capítulo 21 119
AGOSTO LUNA DE SÁTIRO 125
Capítulo 22126
Capítulo 23 131
Capítulo 24 136
Capítulo 24 140
Capítulo 26 147
Capítulo 27 151
Capítulo 28 154
SEPTIEMBRE LUNA DE COSECHA 159
Capítulo 29 160
Capítulo 30 163

RESEÑA BIBLIOGRÁFICA 167

MAYO LUNA

ESPECTRAL

[pic]

Prólogo

Las llamas saltaron iluminando la noche con su luz carnavalesca. Las chispas ocuparon ellugar de las estrellas. La posada centenaria erguía su silueta frente a un infierno y todo cuanto Vivian conocía estaba siendo consumido por el fuego.
Dos figuras, con el pijama negro de hollín y el rostro pálido de terror, salieron por la destrozada puerta delantera y corrieron hacia el bosque donde ella estaba. Quien las había sacado a empujones desapareció de nuevo en el interior. Otraventana estalló en pedazos.
También ardían tres de las cabañas y el granero. Los caballos relinchaban aterrorizados mientras un puñado de adolescentes los espantaba para alejarlos del establo.
En las colinas del oeste de Virginia, a muchos kilómetros de distancia de la ciudad más cercana, no esperaban la llegada de los bomberos.
A sus espaldas una mujer se lamentaba.
—Lo han hecho apropósito. Le han prendido fuego para echarnos.
—Métela en una camioneta —gritó una voz masculina—. Voy a buscar el otro coche.
—Ojo con los francotiradores —respondió a gritos la voz de otra mujer—. Podrían estar esperando para matarnos mientras nos vamos.
—Iremos a Maryland —dijo la madre de Vivían—. Nos reuniremos en casa de Rudy.
Vivían sintió que alguien tiraba de ella. Sumadre, Esmé, había llegado jadeando a su lado.
—He metido a la tía Persia en mi coche. ¿Dónde está tu padre? —A solas con su hija, chilló de pánico.
—Ha vuelto a entrar —respondió Vivian, la voz ronca por el humo y las lágrimas—. Con Gabriel y Bucky.
—¡Ivan! —Esmé quiso echar a correr hacia la casa, pero Vivian la agarró del brazo y se lo impidió.
—¡No! No podéis entrarlosdos. No lo soportaría.
Esmé forcejeó para soltarse pero, a sus quince años, Vivian ya tenía tanta fuerza como ella.
—No puedes impedírselo —dijo—. Juró proteger a la manada.
—Necesito estar con él —suplicó Esmé—. También son los míos.
«¿Qué he hecho?», pensó Vivian. Aquello no habría ocurrido si les hubiera parado los pies a los chicos. Si hubiera dicho a su padre que se habíandescontrolado.
Unas siluetas emergieron de detrás de la casa. Bucky guiaba a una joven delgada, no mucho mayor que Vivian. Gabriel llevaba en brazos un bulto que berreaba.
El fuego rugía triunfal. Luego, como si acabara de partirse la columna vertebral de un gigante, la viga principal del edificio cedió con un crujido ensordecedor y el tejado se hundió con una explosión de chispas y...
tracking img