La moral y la utilidad

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 5 (1038 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 16 de diciembre de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
LA MORAL Y LA UTILIDAD

“De todas formas hay algo que no pareces haber tenido en cuenta. Aunque acepte tus premisas, he de negar tu conclusión. Concluyes que las doctrinas religiosas y los razonamientos no pueden tener influjo alguno sobre la vida, porque no deben tenerlo, sin considerar que los hombres no razonan de la misma manera que tú, sino que llagan a muchas conclusiones a partir de sucreencia en la existencia divina y suponen que la deidad infligirá castigos por el mal, y concederá a la virtud más recompensas de las que aparecen en el curso normal de la naturaleza. La cuestión no es si su razonamiento es o no justo. Su influjo sobre su vida y conducta es de todas maneras el mismo. Y los que intentan desengañar a los hombres respecto de aquellos prejuicios, a mi juicio, podránser buenos razonadores, pero no puedo admitir que sean buenos ciudadanos y políticos, puesto que libran a los hombres de un freno sobre sus pasiones y, en cierto sentido, hacen que la infracción de las leyes de la sociedad sea más fácil y segura.”[1]
En su crítica a la religión, Hume hace notar que el poner atributos morales a la supuesta causa (teísta) creadora del universo es algo que no sepodría fundamentar por medio de la razón. Esto se hace evidente en las secciones 10 y 11 de la Investigación sobre el conocimiento humano. En este libro, partiendo de un análisis minucioso sobre el entendimiento de los individuos, Hume trata de buscar una Metafísica verdadera que esté acorde con la racionalidad del espíritu humano, pero que también este acorde con su espíritu social, con su espírituactivo. Para esto, se basa en la idea que nunca se puede pensar en alguna cosa que no se haya visto nunca, es decir que todas las ideas, o percepciones débiles, se basan en las impresiones; todas las ideas que se tienen se basan en la experiencia. Con esto, y con razonamientos derivados, limita al pensamiento y lo imposibilita para dar razón de la creencia religiosa mencionada anteriormente. Tambiénen su libro Diálogos sobre la religión natural, continuando con su crítica, acepta gradualmente las premisas del argumento de designio y, a su paso, va encontrando otras dificultades en esta creencia.
Aun así, y como se pudo ver en la cita anterior, el verdadero problema es el espacio que dicha creencia tiene en la sociedad. La religión pone parámetros a la conducta humana, guía, de una u otraforma, su existencia para librarla de la incertidumbre; esto no estaría mal, pero el afán de Hume es dar motivos no religiosos que sirvan a la humanidad como apoyo para alcanzar cotas más altas de excelencia. Esto se puede ver claramente en su obra Investigación sobre los principios de la moral[2]. Aquí Hume propone que la moral, siguiendo la idea de que los hábitos tienen más influencia en la vidasocial que la razón, se basa en funciones desempeñadas por el sentimiento; este es el que determina que tan agradable puede ser una acción para un mismo sujeto o para la sociedad en general. Este sentimiento usaría como un agente auxiliar la razón. Ahora bien, para aclarar esta idea, siendo el sentimiento una cosa que concierne a la intimidad del individuo, Hume cree que existen sentimientoscomunes a todos los hombres, por la misma idea de la habitualidad, salvando así el problema de no poder encontrar normas objetivas en el comportamiento. Entonces aquí la razón entraría en juego cuando se tratase de discernir la utilidad de las acciones; pero, como el sentimiento antecede a la razón y como la utilidad está siempre encaminada hacia un fin, se necesita un sentimiento que ilumine ese fin,este es el sentimiento en favor de la felicidad de la humanidad. Con esta idea sería casi imposible pensar, como lo reitera en el Apéndice 2 de su libro sobre la moral, el que la acción de cualquier individuo esté, únicamente, ligada con su amor egoísta; y esto lo prueba mostrando ejemplos en los cuales, según él, no hay intereses reales como, por ejemplo, la gratitud: “¿Es la gratitud un...
tracking img