La noche de los fracasados

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 16 (3814 palabras )
  • Descarga(s) : 31
  • Publicado : 18 de marzo de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
La noche de los fracasados
por Roberto Echeto
Personajes:
Juan Germán: hombre maduro en pijama.
Margarita: bella mujer madura, esposa de Juan Germán, que también pasa toda la obra en pijama.
Gabriela: hija de Juan Germán y Margarita.
Salicio Rodríguez: bandido que tiene el teorema de Pitágoras (C²= A² + B²) tatuado en la frente.
Jojoto: músico en impecable traje blanco y corbata roja que pasatoda la obra con una maleta en las manos. Tiene un tenedor pegado con cinta adhesiva en la oreja derecha. No por este pequeño detalle el actor que lo interprete debe mostrarse ridículo y sin elegancia.
Diznea: bandido en traje oscuro y sombrero.
Ramiro: sinvergüenza en traje y corbata de color negro.
Policía 1: hombre maduro luciendo una guayabera de piñas y patillas.
Policía 2: hombre madurocubierto con un sobretodo beige.
Desnudo: joven que pasa toda la obra en cueros y con frío en las nalgas.
1era parte
La acción transcurre candorosa un sábado por la madrugada. Luz de noche borracha. Ruido de grillos y sapos. El escenario está decorado como toda casa de familia próspera y de buen gusto. A la izquierda pueden verse la puerta principal y una ventana abierta al lado de tres poltronas decuero negro, una mesita con cuatro portarretratos y una lámpara. A la derecha una mesa redonda contiene manzanas, uvas y cambures. Desde el fondo se abre una puerta y aparece Juan Germán encendiendo las luces del comedor.
Juan Germán (bostezando). —Ya basta de dormir... (Mirando el reloj) ¡Qué bárbaro! Son las dos y media. Si no logro quedarme dormido otra vez, mañana me saldrán unas ojeras del tamañodel hipódromo (se queda en silencio un instante). Qué bonito es el ruido de la noche. ¡Qué paz! ¡Qué tranquilidad! Está bien que no pueda dormir, Diosito, lo acepto. Si quieres, puedes tomar esa aceptación como un reclamo... Lo único que sí me disgustaría es que me dejes insomne y que me quites la tranquilidad de la noche (suena un trueno y comienza a oírse ruido de lluvia). ¡No te digo! Unohabla con Dios y te manda un trastazo.
Suena otro trueno y Juan Germán se detiene frente a la mesa de frutas.
Juan Germán. —Pero bueno, ¿hasta cuándo? ¿Hasta cuándo voy a tener que soportar que se coman mis uvas? ¡Mira! (Pasando una mano con violencia por el mantel). ¡Qué desastre! ¡Se comen mis uvas y ni siquiera recogen las semillas! ¡Qué desastre!
Margarita (desde el fondo). —¡Juan Germán!
JuanGermán. —Ya está esta mujer fastidiando otra vez.
Margarita (entrando en escena con los ojos muy abiertos). —Juan Germán, mi cielo.
Juan Germán. —Otra vez sonámbula.
Margarita. —Juan Germán, mi amor, ¿dónde estás?
Juan Germán. —Yo que no duermo y ésta que duerme hasta caminando...
Suenan más truenos
Margarita. —Es diciembre, mi amor. Oye los fuegos artificiales... (Truena más duro). ¿Te acuerdas dela navidad en Petare? (Se prenden y se apagan un montón de luces de colores. Margarita se acerca a Juan Germán y comienzan a bailar un vals).
Juan Germán. —¡Ja! ¡Qué si me acuerdo! ¿Cómo no voy a recordar al gentío ése?
Margarita. —Recuerdo los bailes, la gente, la comida, los abrazos, los regalos... Tus besos, tus regalos...
Juan Germán. —Los niños quemados con los cohetes, los borrachos tiradospor todas partes...
Margarita. —A mí me gustaba la navidad en Petare. Era alegre y todo el mundo se unía.
Juan Germán. —¡Qué bella es esta loca sonámbula que habla dormida!
Margarita. —¡Qué lindos recuerdos, mi amor! En uno de esos bailes tú me besaste por primera vez.
Pausa. Margarita y Juan Germán bailan unos cuantos compases más del vals. La iluminación se va desvaneciendo. Los dos bailarinesse besan y se van hacia la puerta del fondo. Salen y se encienden de nuevo las luces. Salicio se asoma por la ventana, se encarama en ella y hace señas hacia fuera.
Salicio. —¡Pst! (susurrando). ¡Ya! Vénganse.
Salicio, Diznea, Ramiro y Jojoto entran por la ventana. Jojoto carga una pequeña maleta en las manos y, sin hacer ningún gesto que denote miedo o curiosidad, se sienta en una de las...
tracking img