La novela de la historia

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 21 (5171 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 9 de febrero de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
In Leopoldo Sáez Godoy (coord.), Literatura y Linguistica, Valparaiso, Ed. Puntangeles, 2000, pp. 140-153. LA NOVELA DE LA HISTORIA Fernando Moreno Universidad de Poitiers Es ampliamente conocida la constancia con la cual el elemento histórico participa en la constitución de los discursos literarios latinoamericanos. De hecho, en la época moderna, y bajo la influencia dominante del modelopropuesto por Walter Scott, la llamada "novela histórica" comienza a constituirse en cuanto género, el que, a pesar de un irregular desarrollo, pasa a ocupar un sitio de singular importancia en el corpus narrativo del continente1. Tampoco se ignora que la novela que incorpora hechos y personajes históricos ha presentado diversas concreciones más o menos bien diferenciadas, de acuerdo con laintencionalidad estética dominante en los distintos períodos de gestación de dichos discursos y en concordancia con las funciones pragmática y de conocimiento asignadas, por lo general, al mensaje literario en Latinoamérica. De manera que las fronteras parecieran estar más o menos bien delimitadas entre aquellas obras que responden al esquema romántico —en el momento en el que se trata de consolidar lasnacionalidades—, y las que siguen las orientaciones realistas y naturalistas y que se presentan como un "reflejo" veraz de la Historia que se pretende evocar, o aquéllas que, optando por el modelo modernista, sustentan y propugnan determinadas formulaciones estéticas a través de las cuales se filtran los sucesos y los personajes representados2. Sin embargo, aunque disímiles, estas modalidades funcionanen gran medida garantizadas por la confianza existente en la capacidad de la escritura para referir y transmitir la realidad externa al universo narrativo. La capacidad de representación resulta legítima gracias a la consideración de una equivalencia entre la palabra y la cosa, gracias a la posibilidad, que aparece entonces como evidente, de recuperar una realidad a la que se considera,lógicamente, como discernible y aprehensible. La ruptura de este pacto
Cf. por ejemplo, Luis Alberto Sánchez, Proceso y contenido de la novela Hispanoamericana. Madrid, Gredos, 2a edición, 1968; Fernando Alegría, Historia de la novela hispanoamericana, México, Ediciones de Andrea, 2a. edición, 1966; César Fernández Moreno (coord.), América Latina en su literatura, México, Siglo XXI-Unesco, 1972; EnriquePupo-Walker, La vocación literaria del pensamiento histórico en América, Madrid, Gredos, 1982; Amado Alonso, Ensayo sobre la novela histórica. El Modernismo en "La gloria de don Ramiro", Madrid, Gredos, 1984 2 Vid. Fernando Ainsa, "La reestructuración de la historia en la nueva narrativa hispanoamericana"; Alexis Márquez Rodríguez, "Raíces de la novela histórica"; Claude Fell, "Historia y ficción enNoticias del Imperio", en Cuadernos de Cuadernos 1, México, UNAM, 1991.
1

mimético, que en nuestro siglo fuera una operación ya concretada en los textos literarios vanguardistas, no puede sino introducir modificaciones sustanciales en el discurso narrativo en general, y en la novela de tema histórico en particular, tanto más cuanto que es precisamente en este último tipo de obras donde larelación estrecha entre el signo y su referente resulta inherente y necesaria a su propia concepción y configuración. No obstante, la problematización de las relaciones entre la Historia y la novela no emerge tan sólo desde el ámbito literario. Si, concordantes con las concepciones que parecen fundamentar la revitalización de gran parte de la narrativa latinoamericana de esta última mitad del siglo,las nuevas modalidades de expresión de una realidad proteica ya significan un inevitable cuestionamiento de la ley de no contradicción, también en el espacio de la Historia se produce un movimiento de apreciación crítica a propósito de la supuesta objetividad del discurso que quiere dar cuenta de los hechos históricos. En efecto, si bien está claro que a partir de los aportes del materialismo...
tracking img