La papa chilena

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 15 (3678 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 23 de agosto de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
LA SOLANUM TUBEROSUM
En Chiloé está la papa
Ximena Torres Cautivo
por Ximena Torres Cautivo
Revista El Sábado, 7 de julio de 2001.

-Y, ¿a él le interesa el tema? preguntamos, indicando por la ventana al hombre que hace rugir una sierra para cortar los trozos que dan forma al esqueleto de madera de ciprés varado sobre la playa de arena gris.
Ella niega con la cabeza y responde risueña:No, señorita, aquí las cosas son claras: Clodomiro con sus botes y yo con mis papas.
Norma Aguilar es hábil con el gualato, el azadón, la pala y el arado. Escarbando con la mano en la rica y oscura tierra que rodea su casa, ubicada en uno de los rincones más fértiles de la isla grande de Chiloé, aparece el tesoro de su esfuerzo: papas de las más variadas formas y colores. La natalina, buena para lacazuela; la tonta, llamada así porque nunca sabe cuándo dejar de crecer y termina convertida en un tremendo camote; la cacho colorado y la cacho negro, con aspecto de longaniza más que de papa; la azul postrera, que resiste como ninguna la pudrición; la ojitos lindos, de la cual sobra decir su gracia, lo mismo que contar a qué se parece la mojón de gato... Cuarenta y cinco variedades tiene Normaen su predio del sector de La Estancia, en Curahue, que esas son las señas de este recodo chilote de campo y playa, donde la luna hace de las suyas con las mareas y... las papas.

Es importante que sea la mujer quien plante la papa, que tome precaución de los males sembrando las cinco primeras en un sitio y luego cambiándolas de lugar para confundir al que le quiera hacer daño. Ah, y siempre hayque plantar en las caídas de luna...

Cuando la luna esté menguante, quiere decir Norma. Dato, claro, que no conoce cualquiera. Se trata de secretos ancestrales religiosamente conservados por algunas mujeres de este húmedo archipiélago, las mismas que han logrado guardar parte de un amplísimo patrimonio que la mayoría de los chilenos desconoce: la papa chilota o solanum tuberosum. Gracias aestas campesinas, a estas curadoras o cuidadoras, el Centro de Educación y Tecnología (CET) ha logrado reunir doscientas variedades en su banco de semillas de Chonchi, pero hay más. Por eso, la búsqueda no se detiene.

A mí me falta una que se produce en los montes y a la que le dicen la papa del diablo. Esa hay que tomarla antes de que suba el sol, porque si no se parte. Mi finado abuelito meconversaba de ella, porque la vida, señorita, se me ha ido en conversar de papas confidencia Norma Aguilar, considerada una de las cuidadoras chilotas con mayor conciencia del valor de su empeño.

Según estudios recientes, el ochenta por ciento de las actuales papas cultivadas en el mundo tienen un grado de parentesco con estos tubérculos nativos de Chiloé, pero nadie lo sabe o a nadie le importa.Fea y tímida, esta isleña que crece enterrada nunca ha reclamado un estatus como el que poseen el champaña o el vino de Burdeos: la denominación de origen, iniciativa que hoy están propiciando algunos visionarios, por razones comerciales, pero sobre todo de conservación, tanto ecológica como cultural.

Bastan unas cuantas constataciones para tomar el peso a esta tremenda injusticia: ¿qué sería delos españoles sin su tortilla de patatas? Neruda sobre este punto precisaba: Papa,/ te llamas,/ papa/ y no patata, no naciste con barba/ no eres castellana:/ eres oscura/ como nuestra piel, somos americanos, papa,/ somos indios.... Pero no solo los castellanos perderían parte esencial de lo que reconocemos como su identidad gastronómica sin ella. ¿Qué harían los ingleses sin su cotidiano fish andchips? ¿Los alemanes sin sus kartoffel como inevitable guarnición? ¿Los suizos sin el rosti, esa crujiente tortilla de papa rallada semicocida? ¿Los rusos sin su destilado, el vodka o aguardiente de papa? ¿Y qué sucedería con el american way of life sin las papas fritas, que son la alegría del mundo que chisporrotea en el aceite hirviendo, de nuevo en palabras de Neruda?

Carlos Venegas,...
tracking img