La patria del avmaria

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 4 (867 palabras )
  • Descarga(s) : 9
  • Publicado : 17 de noviembre de 2009
Leer documento completo
Vista previa del texto
LA PATRIA DEL AVEMARÍA
Por: Héctor Abad Faciolince. Bogotá, El Espectador, 5 Julio 2008 - 4:20am

En otra parte de este periódico celebro —como todo el mundo, salvo siete amargados— la brillanteoperación con que las Fuerzas Armadas liberaron a un buen grupo de personas secuestradas por las Farc, catorce hombres y una mujer.

También a mí se me aguaron los ojos de felicidad al ver losabrazos entre los liberados y sus familiares, y al oír las conmovedoras palabras de Íngrid. Pero esa agua en los ojos no me nubló la vista, ni me tapó los oídos, y en medio de la alegría también pude verlos lados risibles que hubo en los festejos del miércoles por la tarde, en medio de la felicidad sin límites.

Empiezo repitiendo lo que dijo por radio la hermana de uno de los militares liberados:“Fulano de tal (omito el nombre para no ofenderlo) llevaba más de diez años secuestrado. En Catam lo están esperando sus tres hijos, Zutanito de 15, Menganita de 12, y el menor, que va a cumplir sieteaños ahora en septiembre”. ¿Cómo lo habrá fecundado el militar? ¿Desde lejos, como el Espíritu Santo? ¿O será que las Farc —contra todo lo que se ha informado— sí permitían visitas conyugales? ¿O másbien habrá sido un milagro más de la Virgen María? No sé, no quiero pensar en un abnegado marido sustituto. Todo podría reducirse a un lapsus de la hermana del militar.

Pero sigamos con la VirgenMaría. A la hora del almuerzo, cuando todos esperábamos que el Presidente comentara algo sobre la exitosa operación de rescate, la totalidad de los canales y las emisoras de radio lo persiguieron hasta unhospital que iba a inaugurar. ¿Dijo algo del asunto? No, generosamente le cedió la pantalla entera a su ungido, el ministro Santos, y le ordenó a una periodista sumisa que rezara dos padrenuestros ytres avemarías. Mientras todos queríamos oír noticias del operativo, el Presidente entonaba con devoción, “bendita tú eres entre todas las mujeres”.

Y una vez pasado el rezo público, hizo que...
tracking img