La prensa en europa continental

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 21 (5159 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 13 de febrero de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
La prensa de Europa Continental en el siglo XVIII



Bayle escribía en 1700 el número de mercurios o de obras que merecía, se ha multiplicado tanto que dejo historia. El número de gacetas que se publican por toda Europa es prodigioso. Esta afirmación vino a ser todavía más verdadera en el siglo XVIII. Pero había un abismo entre la prensa inglesa, liberada de la previa censura desde 1695, yla prensa del continente. Mientras que la primera llegaba a conquistar en esforzada lucha su independencia, la segunda, con excepción de las gacetas holandesas, permanecían sometidas a los caprichos de la censura y a las voluntades de los soberanos.



La prensa oficial en Francia



La prensa francesa tenía que soportar, no solamente el yugo político de gobierno real, sino el yugocomercial del monopolio. Pero si los reglamentos subsistían, las costumbres cambiaban. El publico francés, el parisiense sobre todo, se emancipo de la tutela establecida en el reinado de Luis XIV, como quería a la vez informaciones mas completas y una critica mas viva, las prudentes publicaciones oficiales no le parecían ya suficientes.

Nuevas hojas, fundadas con la autorización tacita o formal delpoder publico, pagaban una suma determinada al periódico privilegiado. Otras tenían su sede fuera de Francia y obtuvieron el derecho de entrar en el reino mediante el pago de una contribución para la caja del ministerio de asuntos extranjeros. Algunos editores hicieron algo mejor, favorecidos por la indulgencia del gobierno, redactaron su periódico en Paris, atribuyéndole un lugar en publicación enel extranjero.

Desarmando así el monopolio, quedaba la censura, mucho más temible. Pero a medida que se avanza en el siglo XVIII, mientras que los escritores se enardecen, el gobierno se debilita; por falta de una dirección firme. Cada ministro tiene sus ideas; entre estas potencias rivales, un publicista hábil puede insertar un artículo audaz, pero agradable a tal personaje que lo protegerá.Esto es peligroso, y a veces se corre el peligro de suspensión temporal o definitiva, pero si se escapa el, el periódico logra vivir un tiempo. La prensa política no podrá permitirse estas temeridades durante mucho tiempo, es la prensa literaria la que se va habituando de buena gana a desflorar la política.

Folletos, penfletos, libros, fueron los que sirvieron en la Alemania del siglo XVI, lacausa de La Reforma; escritos del mismo genero son los que, en la Francia de siglo XVIII, preparan la caída del antiguo régimen. Cuando los filósofos se constituyeron en equipo fue para hacer la Enciclopedia. El mas grande de ellos habla de los gaceteros con tanto desprecio como algunos de sus contemporáneos ingleses. Léase el articulo hecho por Voltaire en la Enciclopedia: se vera que no pideninguna libertad nueva para este genero de publicaciones. Las gacetas oficiales de Francia, “jamás han sido manchados por a maledicencia y siempre han estado escritas con bastante corrección. Las de Londres, están con frecuencia llenas de esta indecencia que la libertad de la nación autoriza”. Las gacetas de Holanda le desagradaban por su mal estilo. Las gacetas literarias nacidas después de 1723 hancaído en el desprecio y en el olvido.

Los filósofos tienden a defender el trabajo reflexivo contra los redactores de periódicos. Diderot escribe en la Enciclopedia “todos estos papeles son el pasto de los ignorantes, el recurso de lo que quieren hablar y juzgar son leer, el azote y el asco de los que trabajan. Jamás han hecho producir una buena línea a un buen espíritu, ni un impedido a un malautor hacer una obra mala”. Estas ideas que ideas, que reaparecen con frecuencia en los juicios emitidos sobre el periódico, inspiran a también la carta escrita por Rousseau a un amigo de Ginebra: “Heos ahí, señores, convertidos en autores periódicos. Yo os declaro que vuestro proyecto no merece lo que vos; tengo el sentimiento de ver hombres hechos para levantar monumentos, contentarse con...
tracking img