La quietud y el silencio

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 6 (1438 palabras )
  • Descarga(s) : 9
  • Publicado : 22 de marzo de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
La Quietud y el Silencio de la Mente

V.M. Samael Aun Weor

(Extracto de una cátedra de Tercera Cámara)

Que es lo que necesitamos realmente para poder llegar a experimentar lo real,

la verdad a través del éxtasis, del Samadhi? Como llegar a tal estado de arrobamiento místico trascendental? Esto es muy interesante mis caros hermanos, muy interesante, reflexionen por favor, reflexionen.Se trata ante todo de conseguir la quietud y el silencio de la mente, solo así se puede llegar al éxtasis, al Samadhi. Empero, como podríamos llegar a tal quietud, a tal silencio, dentro de nosotros mismos tenemos múltiples yoes que viven disputándose por la supremacía. En estas condiciones, obviamente se hace difícil el conseguir ese silencio y esa quietud, pues los yoes pendencieros y gritonesrealmente no lo permiten. Entonces que hacer?
Ahora, conviene poner atención, tener la mente quieta, en silencio, por dentro y por fuera. Repito, esto solamente es posible estando atentos a lo que estamos haciendo, verdad. Porque si ustedes no están atentos, como van a tener la mente quieta y en silencio? Les viene un pensamiento, les viene otro, un deseo, cualquier cosa de esas y ya la mente noestá quieta ni en silencio.
Desafortunadamente hermanos, no es tan fácil estar atentos. Surge inevitablemente eso que podríamos llamar inatención. Hay pues dos estados: el de atención y el de inatención. Comprendido?
Si queremos estar atentos, surge lo opuesto, la inatención. ¿Y qué es lo que causa la inatención? Obviamente los yoes que cargamos dentro, ¿verdad? Recuerdos, deseos, emociones,pasiones, acontecimientos del día, del mes, del año o de los años, memorias, rencores, resentimientos, etc., eso es obvio. ¿Que hacer entonces con toda esa multiplicidad del yo? ¿Qué hacer con esa inatención? Observarla mis caros hermanos, observarla. Cuando uno serenamente observa todas las fases de la inatención, cuando de verdad las mira en forma detallada, y sin tomar partido por esto o poraquello, en esa misma observación de lo que es inatento, surge la real atención. Cuando esta surge, lamente queda quieta y en silencio.
Quiero que ustedes sepan que cuando la mente esta quieta, que cuando la mente está en silencio, adviene lo nuevo. Eso es claro. En esos instantes la esencia se des embotella, para experimentar en el mundo de lo real. En esa, o en esos, mejor dijera, estados de lucidezplena, venimos a experimentar cierto elemento que transforma radicalmente, que nos da animo, que nos refuerza para la batalla, para la lucha. ¿Entendido?
Cuando uno está observando lo que hay de inatento, surgen naturalmente diversas cosas. Cualquier pensamiento debe ser debidamente comprendido y olvidado. Cualquier deseo, cualquier sentimiento, todo lo que vaya apareciendo después de haber sidocomprendido a fondo, debe de olvidarse.
Es claro que la procesión esa de deseos, pensamientos, emociones, etc., tiene un comienzo y tiene un fin. Realmente tal procesión está constituida por todos los yoes. Yoes de la ira, yoes de la envidia, yoes del odio, yoes de la lujuria, yoes del resentimiento, yoes de tales o cuales escenas del pasado, etc., etc., etc. Al verlo todo eso, al comprendercada uno de esos detalles, se está uno conociendo a si mismo, ¿verdad?
Distíngase entre lo que es una mente que esta quieta a la fuerza, violentamente, es decir, que esta aquietada a la brava, como dijéramos, y lo que es una mente que realmente esta quieta en forma espontánea y pura.
Distíngase entre una mente que esta silenciada violentamente y una mente que esta en silencio.
Cuando la mente estaaquietada violentamente, no esta quieta. Lucha por moverse en sus fondos más profundos. Y cuando la mente esta silenciada violentamente, tampoco está en silencio, grita en sus fondos. Total, ese camino así, resulta estéril. La quietud y el silencio deben surgir en forma espontánea y pura. Surgen cuando la procesión esa de recuerdos, pasiones, deseos, defectos, etc., concluye. En esos instantes...
tracking img