La revancha de romeo y julieta

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 53 (13244 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 27 de agosto de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
“LA REVANCHA DE ROMEO Y JULIETA”

Gastón Quiroga.





[pic]



PRIMERA PARTE.

ESCENA I

(Los personajes dicen sus monólogos al público De fondo música renacentista, todos llevan máscaras excepto Príncipe y Fray Lorenzo.)

COMISARIA: Dos familias de igual rango habitan en la hermosa ciudad de Verona. Por antiguas rivalidades entre ellas, las manos de ciudadanos se manchan consangre de ciudadanos. Se oye entonar un canto de amores en ambas casas. El heredero de una ama a la heredera de la otra. Pero la suerte persigue a los amantes, y sólo su muerte ´podrá enterrar el odio entre las dos familias.

ROMEO: Se burla de mis llagas el que nunca recibió una herida. Pero… ¡Silencio! ¿Qué resplandor se abre paso a través de aquella ventana? Es el oriente, ¡Y Julieta el sol!JULIETA: Montesco o no Montesco tú eres tú. En cambio un nombre, ¿Qué es? Ni pie, ni mano, ni brazo, ni semblante, ni cosa alguna que al hombre pertenezca. ¡Cambia de nombre! ¡Un nombre no es nada! Si Romeo tuviera otro nombre toda su gracia y su perfección quedarían en él. ¡Borra tu nombre, Romeo! Bórralo y tómame a mí. ¡Tómame a mi toda entera!

NODRIZA: Mi ama es la señorita másseductora. ¡Oh, es una criatura deliciosa! En la ciudad hay cierto caballero al que no le disgustaría… ¡Dios Santo! El noble Paris daría cualquier cosa por… Pero la niña no quiere ni oír hablar de él. Preferiría al diablo. ¡Al diablo en persona! ¡Cómo se enoja cuando para fastidiarla le digo que Paris es un hombre encantador! Se incomoda ¡Y hasta se pone pálida como la cera!

FRAY LORENZO: ¿Qué cambiotan repentino es este? ¿Tan pronto te olvidaste de aquella Rosalina tan querida? Tus pálidas mejillas se han marchitado de tanto llorar por esa mujer. ¿Eres hoy el mismo que hace unas horas? Todas tus penas las causaba ayer Rosalina ¿Cómo has podido cambiar tan pronto?

MONTESCO: No se que tiene mi hijo desde hace algún tiempo: algunas mañanas lo han visto mezclando el rocío de la aurora con elrocío de sus lágrimas, y saludando a las nubes del alba con tristes suspiros. ¡Esto no acabara bien! Los resultados serán penosos y derramaremos muchas lágrimas si algún amigo prudente no salva a nuestro Romeo.

CAPULETO: La tierra se ha tragado todas mis esperanzas. Julieta es la última alegría de mi casa. ¡La luz de mi hogar, mi hija querida! Esta noche doy una gran fiesta. Fiesta solemne cuyoorigen se remonta a tiempos antiguos, y he invitado a todas las personas a quienes aprecio, Mi Julieta formara parte de la reunión.

TIBALDO: Cuando veo a un Montesco se me alborota horriblemente la bilis. A todos les salgo el paso y siempre tengo alguna cosa que decirles. Será preciso que me contenga. La paciencia lucha contra mi agresividad ¡La ira me sofoca! ¡Castigare tu insolencia, Montesco!BENVOLIO: Hoy es la solemne fiesta de los Capuletos. Rosalina, la mujer que tú adoras cenará ahí. Y estarán con ella todas las bellezas admiradas de Verona. Vamos allá, mira con serenidad, algunas bellezas que yo te enseñare, y verás a lo que queda reducido tu ídolo. Junto a ellas, tu cisne se convertirá en cuervo.



ESCENA II

(Benvolio, en un ángulo de la sala se muerde el dedo ycacarea provocando a Tibaldo, La luz se centra en ellos, ambos en ángulos opuestos, se han quitado las máscaras a medida que va avanzando la discusión, irán acercándose).

TIBALDO: ¿Tú te muerdes el dedo pulgar por mí?

BENVOLIO: Señor mío, no hago más que morderme el dedo.

TIBALDO: Te vuelvo a preguntar, que si tú te muerdes el dedo pulgar por mí.

BENVOLIO: No señor. Yo no te miro almorderme el dedo pulgar. Me contengo con solo mordérmelo.

TIBALDO: ¿Es pelea lo que buscas?

BENVOLIO: ¿Pelea? ¡No…!

TIBALDO: ¡Como gustes! Pero si pleito quieres, pleito tendrás y te daré tu merecido, porque miedo no tengo. Además ¡Mi tío Capuleto vale tanto como el tuyo!

BENVOLIO: Valdrá mucho pero no más que un Montesco.

TIBALDO: ¡Di que vale más!

BENVOLIO: ¡Mi tío vale más que el...
tracking img