La revolucion juliana

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 13 (3048 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 23 de noviembre de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
La Revolución Juliana
La historia del atentado centralista mas grande que haya sufrido Guayaquil escrito brillántemente por Guillermo Arosemena y resumido por Efrén Avilés, donde se muestran datos y testimonios irrefutables de los continuos ataques que Guayaquil ha recibido por parte de las oligarquías centralistas serrano - Quiteñas con la cobarde intención de somternos a su entera voluntad.?Cuando por breves semanas desempeñé el Ministerio de Hacienda, en el año 1934 tuve el derecho de trastear en algunos cajones de ese ministerio, y allí encontré la razón del 9 de Julio. El Sr. Dillon había querido, poco tiempo antes, poner en circulación sus propios billetes hipotecarios emitidos por la Sociedad de Crédito Internacional. Sin pararse en pelillos había ordenado a la American BankNote la emisión de los correspondientes billetitos, procedió sin mayor trámite a emitirlos y llenó inclusive la formalidad de registrarlos ante un escribano del cantón Quito?

Cuando el Sr. Urbina conoció de este proyecto inflacionista lo comunicó al gobierno y éste impidió que el Sr. Dillon sacara a circular tales billetes. Desde el momento en que el Sr. Dillon se dio cuenta de que el Sr.Urbina y el Banco Agrícola se oponían a estas emisiones inflacionistas se convirtió en un enemigo jurado del Agrícola y de su Gerente, y preparó rápidamente la revolución?

La revolución del 9 de julio no vino realmente por inflación ni por desvalorización del sucre, sino por el despecho de quien quiso emitir billetes falsos y se lo prohibieron?? (Citado por Guillermo Arosemena Arosemena en ?LaRevolución Juliana: Evento Ignominioso en la Historia de Guayaquil?, p. 102), (Enciclopedia del Ecuador | Revolución Juliana por Efrén Avilés).

"Intuyendo su debilidad (frente a la poderosa burguesía agromercantil de Guayaquil), los militares julianos llamaron a colaborar consigo a civiles inequívocamente identificados con la oligarquía serrana", señala el ensayista Agustín Cueva.

Y lahistoriadora Linda Alexander Rodríguez observa que "las reformas que (los jóvenes oficiales idealistas) defendieron en nombre de la unidad y rehabilitación de la Nación devolvieron el poder a la Sierra".

Antes de la llegada de la Misión Kemmerer, los miembros de la Junta del Gobierno Provisional, y en particular Napoleón Dillon, fomentaron la desconfianza del público hacia las instituciones financierasdel Ecuador.

Estaban, según la citada historiadora, resueltos a terminar con el poder de esa élite: trataron de establecer el Banco Central en Quito y de destruir el Banco Comercial y Agrícola, el mayor y más prominente de los bancos de Guayaquil. Esta institución había financiado una parte importante del desarrollo del Ecuador a comienzos del siglo XX.

Francisco Urvina Jado, "el símbolomayor de la plutocracia, pero un excelente banquero que hizo cuanto pudo para ayudar al desarrollo nacional y al que la ciudad de Guayaquil debíale el progreso de los últimos años", según escribe el historiador Alfredo Pareja Diezcanseco, fue desterrado a Chile el 10 de octubre de 1925 y murió poco tiempo después. Al Banco Comercial y Agrícola se le impuso una multa de más de dos millones de sucres-mucho dinero para esa época- y se lo clausuró temporalmente.

Como el Gobierno no cumplió con las obligaciones acordadas, el Banco cerró sus puertas para siempre. Dado que en 1925 estaban vivos los sentimientos regionalistas, anota Pareja, "se exageró la severidad contra Urvina. Y por eso, muy pronto, la Junta Militar de Guayaquil -que también había cometido, sin duda, errores- contó con laabierta hostilidad de la Junta de Gobierno de Quito".

Y es que Dillon proponía formar un Banco Central expropiando las reservas metálicas de los bancos emisores del país. Este intento tuvo graves repercusiones entre los bancos costeños, poseedores de la mayor parte de la reserva metálica, y degeneró en una disputa regional alimentada por la prensa. Cuando el Gobierno impuso la censura, los...
tracking img