La sentencia de anaximandro

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 75 (18567 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 31 de agosto de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
| | |
|   | |
|| |
|La sentencia de Anaximandro: Política y Límite | |
|Alejandro Vázquez Ortiz [*] | |
| | |
|   | |

1. Introducción
El triste resultado de los análisis textuales de toda la Historia de laFilosofía es, más o menos, resumido y concluido con una frase que comienza, palabras más palabras menos, así: «Lo que en realidad quiso decir Anaximandro (o cualquier otro) fue…» y en seguida enumeraría los discursos históricos razonablemente atribuibles al personaje del que se trate y, como mucho, alguna que otra interpretación somera y discreta que se desprenda –casi como el fruto de una rama o laconclusión de un silogismo- de los mismos.
No hace falta demasiada suspicacia para darnos cuenta que ese objetivo de la Historia liquida cualquier provecho –o aprovechamiento- de las palabras y razonamientos de cualquier hombre del pasado y del presente, reduciéndolas a un mero discurso que sólo se trabaja para enunciar su ‘verdad’ o ‘falsedad’ siempre en el ámbito de la Historia. Por ello, antetodo, queremos deshacernos de tales pretensiones: no son nuestras ni nos pertenecen –y mucho menos interesan a la honradez del descubrimiento del que debería ser el quehacer filosófico-. Nuestra intención es bien contraria y sencilla: a saber, tomar la sentencia de Anaximandro como si acabase de ser pronunciada –como de hecho así es, ahora y constantemente- y ver que produce con la inocencia y eldescuido al que se enfrenta cualquiera ante una palabra nueva.
No es ello, por cierto, equivalente a decir que vamos a ‘actualizar’ a Anaximandro. Que vamos a tomar su sentencia y a compararla con la rabiosa actualidad palpitante del ir y venir de este tiempo de Telediarios y supervelocidades de informaciones que (parece) se resiste a entrar en los libros de Historia a fuerza de producir adestajo cantidades ingentes de acontecimientos; sino de lo que se trata es de negar dicho intervalo. Es decir, de negar los continuas cerrazones de ciclos y épocas de la historia, para darnos cuenta y recalcar de qué manera todo sigue siendo prácticamente igual que hace 2500 años; o, dicho de otro modo, que esto de los fragmentos textuales de la cultura griega –tanto de poética, historia, geografía,filosofía, etc. (que, por cierto, se gloriaban de diferenciarse géneros que hoy distinguimos)- son cosa de anteayer.
Y aunque, más por costumbre que por convicción, tengamos que ocuparnos de cosas más bien superfluas (p.e. si se pueda saber o no que significaba ápeiron en aquel entonces, o si Anaximandro utilizó o no la palabra arché), el verdadero cometido es hablar con Anaximandro y algunos otrospresocráticos y dejar que el vuelo del razonamiento se deje hablar de nuevo él sólo, sin ayuda de ninguna interpretación histórica y a ver que nos puede contar de este tiempo que es su propio tiempo.
1.1    Cuestiones metodológicas
Después de lo dicho se nos hace evidente hacer unas rápidas aclaraciones de carácter puramente metodológico para, más o menos, prestar argumento a lo enunciado. Y...
tracking img