La vocación y libertad del mensaje profetico

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 5 (1058 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 18 de enero de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
VOCACIÓN Y RECEPCIÓN DE LA REVELACIÓN
Los profetas se vieron inmersos en mundo de tareas y deberes, a causa de su vocación; por una parte, con obligaciones estrictas; por otra con libertades y poderes que con razón podemos designar con el concepto de “ministerio”.

1. Nabí = el llamado, el que anuncia, el mensajero o el interprete.

La función importante del nabí era la oración deintercesión y se consideraba a los profetas como autorizados portavoces de la comunidad.

La vocación del nabí no era hereditaria, sino carismática, y por ello descansaba desde el principio sobre otros presupuestos. (Los nabí del templo)

Sin embargo los profetas que conocemos con el nombre de “escritores profetas”, es decir: Amós, Isaías, Miqueas Jeremías y los demás, no pertenecieron a los nabí deltemplo.

2. Hasta qué punto la vocación de un profeta era para Israel un acontecimiento que caía fuera del círculo de sus experiencias religiosas, y que no se conocía entre los portadores de la religión de Yahvéh desde tiempos inmemoriales.

El acontecimiento de la revelación profética dio origen a un nuevo género literario llamado “relatos de la vocación” y las fuentes se dan apartir de los relatos proféticos en primera persona.

• Amós 7-9 (Quinta visón)

• Isaías 6 (Vocación de Isaías)

• Jeremías 1(Vocación de Jeremías)

• Ezequiel 1-3 (Vocación de Ezequiel)

• Isaías 40, 3-8 (La buena noticia)

• Zacarías 1,7-6,8 (Las ocho visiones)

• 1 Reyes 19, 19 s (vocación de Eliseo)

• 1 Samuel 3, 1s (Vocación Samuel)

• Éxodo3-4 (Vocación de Moisés)

3. La llamada para ser profeta que, como ya hemos dicho, sucedía en una elocución totalmente personal, estuvo unida generalmente al futuro mensajero de Dios, con la voluntad y los planes de Yahvéh; ese acontecimiento fue la visión.

Dios recurría a la vista para le notifique algo nuevo al profeta y así abrir sus ojos a las cosas futuras que no solamente sonde tipo espiritual, sino que también sucederán en la esfera de las cosas concretas.

4. Lo que le interesa al profeta es la configuración especial que le da al relato de la visión, y las tradiciones de que se muestra dependiente. Y con mucha razón, pues el relato de la visión es ya una parte constitutiva de su predicación.

Entonces podemos encontrar con forma más elaborada en el AntiguoTestamento las recepciones de visiones que pertenecen a la misma categoría desde el punto de vista de la historia de las tradiciones, pues obedecen a una idea fundamental, que claramente les había dado de antemano: la idea de un encardo solemne realizado por Yahvéh, que se sienta en su trono en medio de los seres celestiales.

• Miqueas ben jimla (1 Re 22, 19s)

• Isaías (Is 6)

•Ezequiel (Ez 1-3)

LA LIBERTDAD DEL PROFETA

Es digna de todo interés porque la ejerció de un modo grandioso. En los relatos de Isaías y Jeremías nos permiten conocer hasta qué punto se respetó la decisión libre del profeta. Isaías penetró en el consejo del trono celestial como oyente y “vidente”. Pero no fue llamado de un modo personal. Escuchó la voz de Yavé dirigido a la asamblea y el sepuso a su disposición. “Aquí estoy ¡Envíame!” (Is 6, 8). Pues cuando se habla de libertad hay que tener en cuenta, la posibilidad de la negativa (Is 8, 11). Pero mucho más peligrosamente estuvo Jeremías en la línea fronteriza entre obediencia y desobediencia. A diferencia de Isaías, Jeremías fue llamado por personalmente por Yavé y habló con él. Jeremías en ocasiones llegó a los límites de lablasfemia (Jer 20, 7. 14).
Ahora bien cada uno de esos casos supone una elección del profeta, y, por cierto, llena de responsabilidad. Se dan casos que permiten suponer que el profeta podía proceder libre y arbitrariamente al expr4esar la orden que le había sido encomendada. En Ezequiel 24, 15-27 el profeta ha interpretado muy libremente el mandato. Aplica las palabras “alegría de vuestros ojos” al...
tracking img