Las focas

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 2 (350 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 26 de agosto de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
Agosto 12 de 2012 (1:14) Bogotá domingo


Cómo vine abandonar el camino azul a orillas de tu cielo hermoso, como vine a esconderme de aquella estrella que me buscaba poblada de versos luminosos ytrenzados con la pasión de un corazón que palpita dentro de un cristal… como pude desvanecerme como una ola de espuma aquella noche entre aquellos brazos mentirosos e inseguros que prendían mi pielcon la llama de una loca mentira?…. mil y un interrogante… la misma incertidumbre al pretender con una respuesta justificar el desenlace que ha tenido mi vida… ¡Hubo un ERROR ¡

Muchas letrasquedaron suspendidas sobre la superficie transparente y frágil, colores, sonidos pensamientos roces situaciones… YO CEDI.

¿Cuántos te amos? Ni idea, perdía la cuenta o la memoria de ellos, pero era comosu alimento, su aliento olía a te amo… Entonces abrí mi corazón con la pulcritud de un libro recién abierto, valga la renuncia, era como si al hacerlo cayera en toda la mitad y oliera a nuevo, amisterio, a vida, A LA FELICIDAD….

Aprendía cosas nuevas, si, muchas no las había vivido, de otras tenía miedo, y otras no sabía que iban brotando como una raíz que sale de la tierra húmeda… todo eranovedoso pero exquisito… desnudé mis pies para no sentir sensaciones de apretamientos, quería sentirme liberada para correr y correr, pero no sola, me prendí de tu mano, entonces encadené mi voluntady targiversé el verdadero sentido de la LIBERTAD… En el acto no resintió mi vida, hasta la hora en que empecé a salir de aquel cristal…

Aquella vez, te acuerdas? Todos tus sentidos estaban puestosen cambiar la historia de mi oscuridad, que afán que prisa que velocidad era como si de ello dependiera el adquirir un goce diferente, no terrenal, enmudecieron mis sentidos y se abrieron mis oídos alos susurros de tu alma, me ENTREGUE, tiré mi vestido a la orilla de la ventana tras la cual tremolaban los rayos de un sol radiante, el sol de abril. Loca, sí, loca yo, porque en la segunda página...
tracking img