Las fuentes

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 78 (19267 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 16 de marzo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
LAS FUENTES SUBTERRÁNEAS DEL PODER 114
LA ECONOMÍA NORTEAMERICANA
NECESITA LOS MINERALES DE AMÉRICA LATINA COMO LOS
PULMONES NECESITAN EL AIRE.
Los astronautas habían impreso las primeras huellas humanas sobre la
superficie de la luna, y en julio de 1969 el padre de la hazaña, Werner von Braun,
anunciaba a la prensa que los Estados Unidos se proponían instalar una lejanaestación en el espacio, con propósitos más bien cercanos: «Desde esta maravillosa
plataforma de observación -declaró- podremos examinar todas las riquezas de la
Tierra: los pozos de petróleo desconocidos, las minas de cobre y de cinc... »
El petróleo sigue siendo el principal combustible de nuestro tiempo, y los
norteamericanos importan la séptima parte del petróleo que consumen. Para matarvietnamitas, necesitan balas y las balas necesitan cobre: los Estados Unidos compran
fuera de fronteras una quinta parte del cobre que gastan. La falta de cinc resulta cada
vez más angustiosa: cerca de la mitad viene del exterior. No se puede fabricar
aviones sin aluminio, y no se puede fabricar aluminio sin bauxita: los Estados
Unidos casi no tienen bauxita. Sus grandes centrossiderúrgicos -Pittsburgh,
Cleveland, Detroit- no encuentran hierro suficiente en los yacimientos de Minnesota,
que van camino de agotarse, ni tienen manganeso en el territorio nacional: la
economía norteamericana importa una tercera parte del hierro y todo el manganeso
que necesita. Para producir los motores de retropropulsión, no cuentan con níquel ni
con cromo en su subsuelo. Para fabricar acerosespeciales, se requiere tungsteno:
importan la cuarta parte. Esta dependencia, creciente, respecto a los suministros
extranjeros, determina una identificación también creciente de los intereses de los
capitalistas norteamericanos en América Latina, con la seguridad nacional de los
Estados Unidos, La estabilidad interior de la primera potencia del mundo aparece
íntimamente ligada a lasinversiones norteamericanas al sur del río Bravo. Cerca de
la mitad de esas inversiones está dedicada a la extracción de petróleo y a la
explotación de riquezas mineras, «indispensables para la economía de los Estados
Unidos tanto en la paz como en la guerra» (1 Edwin y
Lieuwen, The Unr:ed Sta!es and the Challenge to
Segurity in Latín America, Ohio, 1966.). El presidente del ConsejoInternacional de la Cámara de
Comercio del país del norte lo define así: «Históricamente, una de las razones
principales de los Estados Unidos para invertir en el exterior es el desarrollo de
recursos naturales, particularmente minerales y, más especialmente, petróleo. Es
perfectamente obvio que los incentivos de este tipo de inversiones no pueden menos
que incrementarse. Nuestrasnecesidades de materias primas están en constante
aumento a medida que la población se expande y el nivel de vida sube. Al mismo
tiempo, nuestros recursos domésticos se agotan...» (2
Philip Courtney, en un trabajo presentado ante el
II Congreso Internacional de Ahorro e Inversion, Bruselas, 1959). Los laboratorios científicos del gobierno,
de las universidades y de las grandes corporacionesavergüenzan a la imaginación
con el ritmo febril de sus invenciones y sus descubrimientos, pero la nueva
tecnología no ha encontrado la manera de prescindir de los materiales básicos que
la naturaleza, y sólo ella, proporciona.
Se van debilitando, al mismo tiempo, las respuestas que el subsuelo nacional es
capaz de dar al desafío del crecimiento industrial de los Estados Unidos (3 Harry115
Magdoff, La era del imperiialisrna, en Month1y Review, selecciones en castellano, Santiago de Chile, enero-febrero de 1969. y
Claude Julien, L'Empire Américan, Paris, 1969).
EL SUBSUELO TAMBIÉN PRODUCE GOLPES DE ESTADO,
REVOLUCIONES, HISTORIAS DE ESPÍAS
Y AVENTURAS EN LA SELVA AMAZÓNICA
En Brasil, los espléndidos yacimientos de hierro del valle de Paraopeba derribaron dos...
tracking img