Las Grandes Mentiras De Nuestra Historia

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 683 (170549 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 15 de enero de 2013
Leer documento completo
Vista previa del texto
LAS GRANDES MENTIRAS DE NUESTRA HISTORIA Francisco Bulnes ÍNDICE
Presentación de Chantal López y Omar Cortés. PRIMERA PARTE. La invasión del brigadier Barradas
Capítulo primero La invasión española 1829. Capítulo segundo El desenlace inesperado de la invasión. Capítulo tercero Conclusiones.

SEGUNDA PARTE. La cuestión y la guerra de Texas.
Capítulo primero El estado mental público en 1830.Capítulo segundo La lucha por la existencia. Capítulo tercero Las grandes responsabilidades del partido conservador. Capítulo cuarto La megalomanía bélica. Capítulo quinto Los pretorianos. Capítulo sexto Los graves errores de Alamán.

Capítulo séptimo Cómo debió resolverse el problema de la esclavitud. Capítulo octavo La obra siniestra del militarismo. Capítulo noveno Los colonos maravillosos deAlamán. Capítulo décimo El partido liberal en la cuestión texana. Capítulo décimoprimero La cruzada sanguinaria contra los colonos. Capítulo décimosegundo El militarismo ante el enemigo nacional. Capítulo décimotercero La preparación de otra catástrofe. Capítulo décimocuarto En el campo enemigo. Capítulo décimoquinto Una campaña antinapoleónica. Capítulo décimosexto Una campafia antinapoleónica(continuación). Capítulo décimoséptimo Un modelo de batalla santanista. Capítulo décimoctavo La responsabilidad de la retirada después del desastre. Capítulo décimonoveno El último grado de la bajeza y la traición. Capítulo vigésimo Conclusiones.

TERCERA PARTE. La primera guerra con Francia 1838.
Capítulo primero Los sesenta mil pesos de pasteles. Capítulo segundo El odio judaico. Capítulotercero La crisis bélica inevitable. Capítulo cuarto El patriotismo vociglero.

Capítulo quinto Un escándalo en el mundo naval. Primera parte Segunda parte Capítulo sexto El 5 de diciembre. Primera parte Segunda parte Capítulo séptimo La paz. Capítulo octavo Conclusiones.

LAS GRANDES MENTIRAS DE NUESTRA HISTORIA Francisco Bulnes PRIMERA PARTE Capítulo Primero
LA INVASIÓN ESPAÑOLA DE 1829
Latradición, penetrando en el espíritu de muchos niños consagrados al analfabetismo, les enseña que el año de 1829 llegó a las costas de la República un general español al frente de un ejército de reconquista, y que la nación entonces vivamente indignada, púsose en solemne actitud guerrera a las órdenes de un joven Escipión veracruzano, que como un león se lanzó con sus huestes entusiastas sobre eltemerario ejército español, lo derrotó completamente y lo obligó á rendirse. La historia reduce las proporciones de la tradición, como sucede siempre, y en la actualidad la historia educativa, la que debe ser siempre pura verdad, enseña: que el brigadier Barradas con cuatro mil hombres invadió la República, y quel por su parte, Santa Anna, en combinación con Terán, dió un asalto a Tampico el 10 deSeptiembre de 1829, que duró doce horas y que hizo que al siguiente día capitularan los españoles ... Yo juzgo del adelanto moral e intelectual por el de nuestra historia, especialmente de la dedicada á beneficiar el espíritu de la niñez. ¿Se enseñan leyendas, fábulas y apologías de secta? Me desalienta y preocupa esta historia, forma y fondo del siglo XIII. ¿Se comienza á enseñar la verdad?Convengo entonces en que cierta y afortunadamente vamos entrando en un digno y sereno período de civilización.

El Sr. Pérez Verdía (1), en lo relativo a la expedición española contra México mandada por el brigadier Barradas, copia casi textualmente lo que respecto de ella dice el Sr. Guillermo Prieto en sus Lecciones de Historia Patria, y como se ha visto, afirma que los generales Santa Anna yTerán dieron un asalto á la plaza de Tampico que duró doce horas y obligó a Barradas a capitular al día siguiente. Teniendo México oficiales instruídos, deberían éstos revisar nuestra historia para corregirla de sus dislates militares. ¿Un asalto de doce horas a una plaza fuerte? Se comprende que un tiroteo pueda durar doce horas, doce días, doce meses y hasta doce años; ¿pero un asalto? En los...
tracking img