Libertad de elgir no creo

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 10 (2290 palabras )
  • Descarga(s) : 8
  • Publicado : 11 de noviembre de 2009
Leer documento completo
Vista previa del texto
MAS LIBERTAD DE ELEGIR? NO GRACIAS

Por: Fernando Esteve h

Las cifras son auténticamente mareantes. Veamos, se dice que en un supermercado típico estadounidense hay más de 30.000 productos y que todos los años llegan a las estanterías otros 20.000 "nuevos", condenados en una gran parte a la desaparición. Barry Schwartz, de quien he sacado la información, cuenta que un día tuvo la humorada dedarse una vuelta por el supermercado de su barrio y allí encontró: 85 variedades de galletas saladas, 285 de galletas dulces, 13 refrescos isotónicos, 85 zumos de sabores diferentes, 75 tés fríos o bebidas similares, 95 tipos de "cosas" para picar, 15 tipos de aguas minerales, etc., etc. Luego (me imagino que otro día) entró en una tienda de productos electrónicos y allí halló 45 tipos de aparatosestereofónicos para coche, con 50 clases de altavoces para acompañarles, 42 tipos de ordenadores, 27 impresoras diferentes, 110 televisores de alta definición, 30 aparatos de video, 50 de DVD, 20 videocámaras, 85 tipos de teléfonos fijos, etc.,etc...Y la tienda no era de las grandes, una "megastore" como se las llama, sino que era "pequeña" o sea de "barrio". Pues bien, no sé hasta qué punto esascifras serán una exageración pues de tan aparatosas me resulta difícil creérmelas, y ciertamente no voy a ir a ningún supermercado ni a ninguna tienda de electrónica a realizar un arqueo similar, pero en cualquier caso y recordando un viejo consejo metodológico que reza que la función de la ciencia es exagerar, siempre que lo que se exagere sea verdad, pues las tomaré como ciertas.

Hace yamuchos años, el premio Nobel de Economía Milton Friedman (junto con su mujer Rose) escribió un "best-seller" político-económico que todavía hoy merece la pena leer. Se titulaba Libertad de Elegir, y en él, los Friedman se dedicaban a defender al sistema de mercado como el sistema económico más deseable en la medida que era el que más y de mejor manera satisfacía la libertad de elegir, o, como arguíanellos, la libertad a secas pues, para ellos, no había otra libertad que la libertad positiva(1) de elegir, de modo que cuántas más opciones se tuviesen más libertad se tendría cuantitativamente hablando y mejor, o sea, más rica cualitativamente, sería el ejercicio de esa libertad y sus resultados. Y esto parece obvio: si no hay opciones entre las que decidirse la palabra libertad carece de sentidoreal, y por otro lado conforme haya más opciones la libertad se enriquece, gana en profundidad pues si sólo se tienen, por ejemplo, dos opciones existe sin duda libertad de elegir la que más interese pero está claro que esa libertad, reducida a tan estrecho campo de opciones, tiene menos calado o riqueza que si se ejerce sobre un campo con mucha más variedad de opciones. Cierto que, a veces, elsistema de mercado "falla" aparentemente en situaciones en que, por ejemplo, los consumidores son objeto de fraudes y abusos, de modo que su "libertad de elegir" les acaba perjudicando en la medida que eligen libre pero "incorrectamente", pero ello en opinión de los Friedman no justificaba en absoluto la intromisión del estado en una economía de mercado ni siquiera en sectores tan sensibles comolos de la provisión de servicios médicos o el de los productos farmacéuticos, a pesar del daño que pudieran causar curanderos, sanadores y demás "frikimédicos" o de la nula efectividad de tantos productos y terapias milagrosas, pues, por un lado, nada garantizaba que a largo plazo los burócratas fuesen mejores que el mercado a la hora de defender a los consumidores e incluso podían ser una rémorapara nuevos descubrimientos y tratamientos dada la tendencia al anquilosamiento característica de toda burocracia; y, por otro, bastaría con que hubiese suficiente competencia el mercado para que éste acabase expulsando a los malos proveedores de bienes y servicios conforme su reputación les fuese precediendo. En suma, que para los economistas defensores a ultranza del sistema de mercado cada vez...
tracking img