Lituma en los andes

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 11 (2525 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 30 de abril de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
El libro narra varias historias a la vez, en las que se pueden diferenciar dos historias principales

La primera historia trata de la labor que el cabo Lituma y el guardia Tomás Carreño hacen en Naccos.
En esta región de Perú han desaparecido tres hombres, y su deber es investigarlo. El peligro de estas desapariciones reside en que en esa zona ha habido atentados terroristas por parte deSendero Luminoso, y los tres desaparecidos podrían haber sido capturados por los senderistas. Esto les hace perder los nervios en más de una ocasión. Ello se refleja cuando Tomás le dice a Lituma: “Le voy a decir una cosa. Usted y yo no vamos a salir vivos de aquí. Nos tienen cercados, para qué engañarnos.”
Los desaparecidos son: Pedro Tinoco, un mudo al que Tomás había llevado al puesto paraayudarlos con las tareas; Casimiro Huarcaya, el albino que se las daba de pishtaco, y Demetrio Chanca, capataz de la obra de la carretera. Pronto descubren que Demetrio Chanca había tenido una discusión con la bruja Adriana, la mujer de Dionisio, el cantinero, y deciden interrogarla. Ella le había echado las hojas de coca para leerle el futuro, pero a él, como no le gustó lo que le adivinó, no quisopagarle.
Le dije lo que vi. Que lo iban a sacrificar para aplacar a los malignos que tantos daños causan en la zona. Y que lo habían escogido a él porque era impuro.

Como de la bruja no consiguen sacar nada, deciden ir a la cantina, a ver a su marido, Dionisio. Él les confirma los rumores que corrían acerca de la realidad de pishtaco de Huarcaya, que él mismo se hacía llamar pishtaco. “Soypishtaco y qué. Terminaré rebanándoles el sebo y chapándoles la sangre a todos”
Poco después, Tomás recuerda la historia en la que el teniente Pancorvo tortura a un presunto senderista, que luego resulta ser Pedrito Tinoco, el mudo al que, tras la tortura, el arrepentido Tomás lleva con el al puesto para curarle las heridas causadas por el tormento infligido por el teniente, y para que les ayude conlas tareas.
Unos días después, Tomás es informado de que alguien les iba a dar información acerca de las desapariciones. Lo hacen de esta forma:
El tipo se había acercado por la espalda a Tomasito la víspera, mientras éste observaba un partido de fútbol entre dos cuadrillas de peones y, haciéndose el que comentaba las jugadas, le susurró: «Hay alguien que tiene información sobre losdesaparecidos. Se la daría personalmente al cabo, si hay gratificación»

Así que Lituma es citado junto a la boca de una mina abandonada. Sorprendentemente, su anónimo informante es el cantinero Dionisio. Éste le advierte de que la información que posee podría poner patas arriba todo Naccos, por lo que le exige una recompensa a cambio. Sin embargo, al ver que Lituma vive en una situación más precariaincluso que la suya, desiste de ello. Le cuenta que Demetrio Chanca no se llamaba así en realidad, sino Medardo Llantac. Había ido a Naccos huyendo de su pueblo, pues Sendero había entrado y estaba ajusticiando a todo el pueblo. Seguidamente, ante la incrédula mirada del cabo Lituma, señala hacia la mina abandonada, un profundo y oscuro socavón, como queriendo decir que allí abajo se encontraban loscadáveres de los tres desaparecidos. Al principio Lituma baraja la posibilidad de internarse en la mina para rescatar los cuerpos, idea que rápidamente desecha, pues Dionisio le dice que las paredes de la mina son muy frágiles y que de podrían derrumbarse. Pero, pese a las insistencias de Lituma, Dionisio no accede a contarle nada más, por su propia seguridad, dice él. “Es mejor que no le digamás, señor cabo. En el momento que usted sepa, es hombre muerto.”

A la mañana siguiente, Lituma y Tomás arrestan a Dionisio y a Adriana, por no haberles contado todo lo que sabían acerca de las desapariciones, por no haberles siquiera mencionado que Demetrio Chanca era el alcalde huido de Andamarca para librarse de los terrucos, y que en realidad se llamaba Medardo Llantac. Ellos se defienden...
tracking img