Lo mejor de lo mejor

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 2 (342 palabras )
  • Descarga(s) : 7
  • Publicado : 23 de junio de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
"- Como, según lo dicho, el alma de cadauno, al igual que la ciudad, se divide en tres partes, nuestra demostración, ami entender, recibe una segunda prueba.
- Tú dirás.
- Veamos: al ser tresesaspartes, serán tres igualmente los placeres que se corresponden con ellas.Del mismo modo los deseos y los cargos.
- ¿Cómo dices? -preguntó.
- Hayuna parte, decíamos, con la que el hombre conoce; otra,con la que seencoleriza, y una tercera a la que, por su variedad, no fue posible encontrar unnombre adecuado; esta última, en atención a lo más importante y a lo más fuerteque había en ella, ladenominamos la parte concupiscible. Este nombre respondíaa la violencia de sus deseos, tanto al entregarse a la comida y a la bebida comoa los placeres eróticos y a todos los demás que de estos se siguen;y laconsiderábamos amante de las riquezas, por satisfacerse con ella esos deseos, demanera más especial.
- Esa es la denominación razonable -dijo.
- Siañadiésemos, además, que el placer más afín deesta facultad es la ganancia, ¿noapoyaríamos nuestra idea en un principio fundamental hasta el punto de aclararpara nosotros la referencia a esa parte del alma?. ¿No crees que la llamaríamoscon razónansiosa de riquezas y ganancias?.
- Sí, eso creo -dijo.
- Bien.Hablemos de la parte irascible; ¿no decimos que arrastra siempre y enteramente ala dominación, a la victoria y al deseo de gloria?.
-¿Convendría, pues, quela llamásemos amiga de disputas y honores?.
- Sería lo mejor.
- En cuantoa la parte que conoce, resulta claro para todos que tiende siempre y porcompleto a conocer la verdad,dondequiera que se encuentre, y que nada leimporta menos que las riquezas o la reputación.
- Así es.
- A esta habráque llamarla con toda justicia amante de la ciencia y del saber.
- ¿Cómono?.
- ¿Yno es verdad también -pregunté- que unas veces manda en el alma delos hombres esa parte ya dicha, otras alguna de las dos restantes, segúnconvenga?.
- En efecto - dijo.
- De ahí que para nosotros...
tracking img