Lobos en las curules

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 5 (1245 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 30 de agosto de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
Seres racionales que sin preocuparse por el bienestar de los demás, actúan apelando a lo que les resulta más conveniente. Se atacan entre sí con tal de satisfacer sus intereses, mantener su seguridad y adquirir una reputación favorable. Debido a que no conciben la posibilidad de una sana convivencia, recurren a la fuerza individual desatando una “guerra de todos contra todos”. Esto es lo queThomas Hobbes –filósofo inglés— definió como el estado de naturaleza humana, añadiendo que en éste, homo homini lupus est; es decir, los hombres son los “lobos” de su especie: sus depredadores. A fin de explicar la manera en que esta condición se mengua, el pensador teorizó que quienes conforman una comunidad celebran un contrato a través del cual ceden parte de su autonomía a un aparato que losregula procurando el bien común: el Leviatán. En retribución, obtienen un reparto de bienes equitativo, con el que logran saciar sus necesidades sin afectar a otros e interactuar en una organización social. En un primer acercamiento, la propuesta parece una buena solución a los problemas que se generan cuando el instinto humano no tiene limitaciones. No obstante, al analizarla a profundidad, sale arelucir que dicha forma de Estado es sólo una entelequia, por lo que requiere de gente que la haga funcionar: los gobernantes. No debe olvidarse que ellos pertenecen a la humanidad, lo cual implica que pueden experimentar el panorama descrito por Hobbes y precisan de una instancia normativa. En este punto, vale la pena preguntar: “¿quién controla la potestad del gobierno?”; la retórica trilladacontestaría que el Estado de derecho lo hace. Debido a que éste también es una abstracción que debe ser animada por

Lobos en las curules Ilse Ancona 1124016

personas, la respuesta nos conduce a un círculo vicioso que demuestra que fácticamente no hay quien cuide que el poder del poder no se exceda. Si vivimos bajo el mando de funcionarios públicos cuya dominación no es mediada mas que porinstituciones inoperantes y corrompidas por ellos mismos a placer de sus deseos, ¿estamos arruinados? Resistiéndome a aceptar un fatalismo de tal dimensión, me propuse descubrir lo que causa la hegemonía desmedida y perjudicial de los “lobos”. Tras reconocer que en realidad, los organismos regulatorios no tienen efectos positivos ni negativos en nosotros con sólo ser creados formalmente deduje que lainfección que nos arruina proviene de quienes están detrás de ellos. Entonces, el comportamiento de un gobierno dependerá de los hombres que operen en él y la acción pública se caracterizará por tener vicios o virtudes según éstos los tengan. Así, una nación sortearía su ruina si un ser virtuoso está al frente de ella. Tener apetitos y aspiraciones es connatural a los individuos, pero alguienvirtuoso orienta su “sed” y “hambre” por referentes éticos sólidos provenientes de su interioridad. Apunto esta procedencia porque nadie debiera ser controlado por aparatos ni ideas externas, sino por su propia personalidad –siempre y cuando sea íntegra--. En otras palabras, identifico a la ética como una potencial solución a la “guerra de todos contra todos” hobbesiana; sin embargo para que el remediopase de la contingencia a la realidad, es necesario que esté determinado por un marco axiológico auténtico; es decir, que derive de una conjetura racional y del alma, no únicamente de un convencionalismo social. Lo anterior se explica al percatamos que nos “pesa” regir nuestra vida por valores que no son producto del espíritu y la razón individual. Aclaro que esta actitud no es sinónimo derelativismo moral; sino de practicar la ética con por convicción y no por imposición. Una vía para hacerlo es el método socrático, mismo que consiste en cuestionar las convenciones que la generalidad asume como ciertas de antemano incluso cuando no conoce con precisión su trasfondo. Según Botton (2000), “sofocamos nuestras dudas y seguimos la corriente porque no somos capaces de concebirnos como...
tracking img