Los últimos dìas de pompeya

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 4 (876 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 9 de diciembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Aquel 24 de agosto del año 79 amaneció como cualquier otro día en Pompeya. Los trabajadores se reunían ese fatídico día en los talleres para empezar su labor, y los comerciantes se aprestaban aabrir sus tiendas. La gente llenaba las calles, atosigada, cada cual absorto en sus asuntos acostumbrados. Diecisiete años atràs buena parte de la ciudad había resultado devastada causa de unterremoto. La restauración aún no estaba concluida por completo cuando Pompeya afrontaba un peligro mayor y más irremediable: Pompeya estaba emplazada a la sombra del gran monte Vesubio, un volcán que no sehallaba en erupción desde hacía siglos. Por tanto, la gente que vivía en las ciudades colindantes desconocía que hubiera algo que temer. Sin embargo esa tarde del 24 de agosto, hacia la una, elcráter despidió una monumental masa de gas, cenizas y rocas. La materia volcánica se elevó hasta unos treinta mil metros antes de extenderse a través del cielo. Hacia las tres de la tarde empezó a caerlapilli sobre Pompeya, a manera de lluvia volcànica y otras ciudades de los alrededores. La gente desfilaba por las calles, corriendo, buscando angustiosamente y no sin desesperación un lugar dondeguarecerse. Los tejados comenzaron a vencerse , hundiéndose bajo el peso del material que iba cayendo, y sepultando a la gente que había buscado refugio en el interior de los edificios. Fue entoncescuando decidieron reunir sus pertenencias con el propósito de escapar de la ciudad, pero densas nubes de polvo volcánico llenaron el aire e hicieron dificultoso encontrar la salida. Al principio no fuedemasiado inquietante; la primera vez no era muy concentrada ni ardiente. Pero la segunda vez que brotó por el cráter fue impiadosa. Dezlizándose a casi ochenta kilómetros por hora, un río de lavaespumosa e hirviente se precipitó hacia Pompeya. Doblegò con facilidad las murallas de la ciudad y asoló todo cuanto encontró en su camino. Ese día el Vesubio había arrasado, además, otras dos...
tracking img