Los hundidos y los salvados

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 39 (9556 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 5 de octubre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
PRIMO LEVI. LOS HUNDIDOS Y LOS SALVADOS. Personalia de Muchnick Editores. (Original de 1986).

Los Hundidos y los Salvados constituye el testamento vital de primo Levi. Mientras sus anteriores libros (Si esto es un hombre (1945), La tregua (1963)) constituyen testimonios acompañados de algunas reflexiones respecto a sus vivencias como sobreviviente en Auschwitz, los Hundidos y los Salvados esel resultado final de años de leer, pensar, dar conferencias, recibir cartas, ser preguntado e intentar contestar, contrastar... para al final llegar a conformar una opinión de las preguntas claves que, desde un punto de vista psicológico y sociológico, rodean a lo que fue el Holocausto nazi. En el libro Primo Levi desgrana ordenadamente una por una esas ideas con la claridad, la sencillez y larotundidad del docente que las ha narrado miles de veces y, por ello, está en capacidad de expresarlo de modo conciso y nítido, de anticipar las dudas y de responderlas. Los Hundidos y los Salvados es quizás el mejor libro jamás escrito sobre los mecanismos psicológicos que subyacen al fenómeno de los campos de concentración nazi, y en tanto en cuanto estos han sido la forma más refinada y brutal dedestrucción sistemática física y psicológica de seres humanos de la historia contemporánea, constituye un texto capital para entender al ser humano y a las formas de opresión y resistencia.

ÍNDICE: Prefacio 1. El recuerdo de los ultrajes. 2. La zona gris 3. La vergüenza. 4. La comunicación. 5. La violencia inútil 6. El intelectual en Auschwitz. 7. Estereotipos. 8. Cartas de alemanes.Conclusión.

1

PREFACIO. ¿Quién nos va a creer? “La gente dirá que los hechos que contáis son demasiado monstruosos para ser creídos: dirá que son exageraciones de la propaganda aliada” (...) “Es curioso que esa misma idea aflorara, en forma de sueño nocturno, de la desesperación de los prisioneros” (pág. 11). “El vencedor es dueño de la verdad, puede manipularla como quiere, ya se justificarían lasfosas comunes de alguna manera. Se harían desaparecer o se atribuirían a los soviéticos (...). Pero tras la derrota de Stalingrado lo pensaron mejor: más valía no dejar huellas” (pág. 13).

¿Quién sabía qué?. “Tanto para oprimidos como opresores (...) eran muchos los que sabían poco y pocos los que sabían todo” (pág. 14). “Los numerosos hornos crematorios habían sido proyectados, construido,montados y verificados por una empresa alemana, la Topf de Wiesbaden (que aún estaba activa a finales de 1975: construía hornos crematorios para uso civil y no había considerado necesario hacer cambios en su razón social). Es difícil pensar que el personal de estas empresas no se diese cuenta del significado exacto de la calidad y de la cantidad de las instalaciones que les encargaban los mandos de lasSS” (pág. 15). “En las condiciones inhumanas en que se mantenía a los prisioneros es raro que éstos pudiesen adquirir una visión de conjunto de su universo. Podía suceder, sobre todo para quienes no entendían el alemán, que los prisioneros no supiesen siquiera en qué punto de Europa se encontraba el Lager donde estaban y al que habían llegado después de un viaje agónico y tortuoso en vagonessellados. No conocían la existencia de otros Lager aunque estuviesen a pocos kilómetros de distancia de ellos. No sabían para quién trabajaban. No entendían el significado de ciertos cambios imprevistos en las condiciones ni los traslados en masa. Rodeado por la muerte, muchas veces el deportado no estaba en condiciones de valorar la magnitud de la aniquilación que se estaba llevando a cabo ante susojos. El compañero que hoy trabajaba a su lado, mañana había desaparecido: podía estar en la barraca de al lado o borrado del mapa; no había posibilidad de saberlo. Se sentía, en resumen, dominado por un enorme edificio de violencia y de amenaza, pero no podía formarse una imagen de él porque tenía los ojos pegados al suelo por las vitales necesidades cotidianas de cada minuto”. (Pág. 16) ¿Quién...
tracking img