Los recursos del traductor del español al italiano

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 14 (3486 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 30 de agosto de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
GLORIA FIORANI |
Los recursos del traductor del español al italiano |
Breve selección de herramientas imprescindibles |
|
|
10/03/2010 |

|



INTRODUCCIÓN 2

1. DICCIONARIOS BILINGÜES 3

2. DICCIONARIOS MONOLINGÜES Y CORPORA 6

3. RECURSOS PARA TRADUCTORES EN INTERNET 9

4. PROGRAMAS QUE FACILITAN LA INVESTIGACIÓN 10

APÉNDICE – CAPTURAS DE PANTALLA 13BIBLIOGRAFÍA Y SITIOGRAFÍA 14

INTRODUCCIÓN
Este trabajo pretende abordar el tema de las herramientas que el traductor tiene a su disposición. Basándome en el valioso estudio de Elena Liverani, quiero tratar también algunos recursos que encontré en mi investigación.
Antes que nada, Liverani plantea un problema: ¿es más importante conocer de memoria la teoría de la traducción que tenerexperiencia práctica? En realidad, no. Como apunta el traductor Eliot Weinberger (1988), “la teoría de la traducción, aunque hermosa, resulta inútil para traducir. Una cosa son las leyes de la termodinámica, y otra cocinar”; sin embargo, Lawrence Venuti afirma que “[…] Si los traductores son como cocineros, entonces se guían por una teoría que rige la elección de los ingredientes, las estrategias y losefectos. Necesitan aprender qué es lo que tienen a su disposición y qué usos le pueden dar…”. Por tanto, un buen traductor necesita tanto conocimientos teóricos, como habilidad práctica.
Por tal motivo, dejando a un lado la teoría, a continuación veamos los principales tipos de recursos imprescindibles para un traductor. Empecemos por los diccionarios, que de una manera o de otra son la herramientaque desde siempre nos acompaña en nuestra formación. Como veremos, para el traductor son importantes los diccionarios bilingües, por obvias razones, pero también lo son los monolingües. Luego pasamos a ver los recursos en línea, esto es, páginas web de interés, diccionarios, glosarios que se pueden consultar en Internet. Por último, me gustaría mencionar algunos programas que pueden ayudar altraductor en la investigación; en concreto, se trata de dos extenciones para el navegador Firefox, llamadas Zotero y Speed Dial.

1. DICCIONARIOS BILINGÜES
En un importante trabajo, Carla Marello (1989) definió el diccionario bilingüe como “la herramienta que pone en contacto dos lenguas para la traducción”. En realidad, este producto lexicográfico se muestra totalmente inadecuado para tal fin;tanto es así que a veces nos lleva a cometer errores de interpretación si lo utilizamos como única fuente de información. Las relaciones entre el lenguaje y la realidad no son biunívocas ni siquiera dentro de un mismo idioma; esta complejidad es aún más evidente si analizamos dos idiomas distintos – aunque parecidos, como el español y el italiano – que por su anisomorfismo, esto es, por su tendenciaa organizarse autónomamente a nivel fonológico, sintáctico y semántico, nos impiden pensar que expresan en todo momento correspondencias naturales. Al respecto, Francisco Matte Bon observa que “los diccionarios bilingües parecen inadecuados e incluso […]para el buen traductor (persona que domina las lenguas con las que trabaja, atenta, que se mete de verdad en el texto y en el ámbito en el que seestá moviendo) o para el estudiante ideal, los diccionarios bilingües tal y como están concebidos todavía, resultan totalmente inútiles”. Sin embargo, al menos en la búsqueda de equivalentes en un área del conocimiento que sobresale de las variedades estándar o de palabras que no tienen cabida ni en variantes especiales, ni tampoco en el léxico común, está claro que el diccionario bilingüe puedeofrecer una equivalencia que se refinará consultando herramientas monolingües en ambos idiomas. De todos modos, es preciso empezar la presentación por los repertorios lexicográficos bilingües. Desde este punto de vista, en la cultura europea, se nota una evolución en la compilación de dichas herramientas que alcanzó su apogeo en el siglo XVIII, momento en el que cada país empezó a necesitar un...
tracking img