Los siete pelos del diablo-ricardo palma

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 3 (531 palabras )
  • Descarga(s) : 7
  • Publicado : 10 de agosto de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Los Siete Pelos Del Diablo
Tradiciones Peruanas-Ricardo Palma

¡Teniente Mandujano !
¡Presente, mi corone!
Vaya usted por veinticuatro horas arrestado al cuarto de banderas.
Ruego a usted quese digne decirme el motivo del arresto, para no reincidir en la falta.
¿El motivo, eh? El motivo es que ha echado usted a lucir varios de los siete pelos del diablo.

El teniente Mandujano se alejoarchiturulato y se echo a averiguar que alcance tenía aquello de los siete pelos del diablo, frase que ya

había oído en boca de viejas.

Cuando Luzbel armó en el cielo la primera trifulcarevolucionaria, el Señor le aplicó tan soberano puntapié en salva la parte que, rodando de

estrella en estrella y de astro en astro, vino el muy faccioso, insurgente y montonero, a caer en este planetaque astrónomos y geógrafos

bautizaron con el nombre de Tierra.

Y cata que al ángel caído lo que más le llamo la atención en la fisonomía de los hombres fue el bigote; suspiro por tenerlo y se echoa

comprar menjurjes y cosméticos de esos· que venden los charlatanes, jurando y rejurando que hacen nacer el pelo hasta en la palma de la mano.

El diablo renegaba del afeminado aspecto de surostro sin bigote y habría ofrecido el oro y el moro por unos mostachos.

Y aunque sabía que para satisfacer el antojo bastaríale dirigir un memorialito bien parlado, pidiendo esa merced a Dios que estodo

generosidad para con sus criaturas, por pícaras que ellas le hayan salido, se obstino en no arriar bandera diciéndose:

¡Pues no faltaba mas sino que yo me rebajase hasta pedirle favor a mienemigo!

¡Hola! - exclamó el Senor que, como es notorio, tiene oído tan fino que percibe hasta el vuelo del pensamiento - ¿Esas tenemos, envidiosillo

y soberbio? Pues tendrás lo que mereces,grandísimo bellaco.

Amaneció y se levanto el ángel protervo luciendo bajo las narices dos gruesas hebras de pelo. Eran la SOBERBIA y la ENVIDIA.

Para esta mezquindad, mejor me estaba con mi...
tracking img