Madurez de platón

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 44 (10853 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 22 de diciembre de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
HISTORIA DE LA FILOSOFÍA ANTIGUA PAUL BERNARD GRENET

CAPÍTULO CUARTO LA MADUREZ DE PLATÓN (390-367) Platón tiene cuarenta años. Viaja (390). En Egipto, tierra de antigua sabiduría y de ciencia técnica, intenta nutrir su pasión de conocimiento. En Cirenaica, vuelve a encontrar a unos socráticos entregados a la tarea de hacer progresar las matemáticas. En Tárenlo, descubre, encarnado enArquitas, el ideal del filósofo rey. En Sicilia, concibe el proyecto de convertir en filósofo a un rey, Dionisio I de Siracusa. Debe contentarse con una joven esperanza: Dión. Mientras aguarda a que su esperanza madure, funda en Atenas una escuela de futuros jefes de Estado: la Academia (387). El breviario de la enseñanza enciclopédica dispensada en la Academia lo constituyen los diez libros de laRepública.

años de edad, parte para un largo viaje. Tal vez primero volvió a Atenas, al menos para cumplir obligaciones militares. Después de ello, parece que comenzó su periplo por Egipto. Allí adquiere un conocimiento de la civilización egipcia, como se ve por los diálogos, y también su gusto por el exotismo y el hieratismo... Da una vuelta por la Cirenaica, donde la escuela de Cirene se proclamaba,como él, seguidora de Sócrates. Sin duda, descubre allí las matemáticas, ya llevadas a un alto grado de racionalidad por Teodoro de Cirene, a quien encontraremos en el Teeteto. Una segunda etapa lo conduce a la Magna Grecia y a Sicilia, donde puede terminar su iniciación matemática: los pitagóricos después de varios percances, se habían vuelto a instalar en el sur de Italia. Platón los encuentraen Tárenlo. El jefe de la escuela, que, además, gobierna aquel Estado, es Arquitas, quien ha recibido de Filolao la tradición del misticismo pitagórico e importantes descubrimientos matemáticos, especialmente la teoría de las proporciones (µεσοτητες) (cf. arquitas, en Diels-Kranz 47, B, 2), y la existencia de los inconmensurables, verdadero escándalo en un sistema en

EL HOMBRE. Después de suestancia en Mégara, Platón, a los cuarenta

que el ser es número, ya que la magnitud inconmensurable no tiene ninguna relación (λογος) numérica con las magnitudes a las que, no obstante, está realmente asociada. La acústica es enteramente

2

matematizada por el pitagorismo de este tiempo; las relaciones musicales representan además los intervalos de los planetas (la armonía de las esferas).Aquellos que se ocupan de matemáticas me parecen tener conocimientos magníficos, y no hay nada asombroso en que se representen todas las cosas tal como son: nos han transmitido conocimientos claros sobre las velocidades de los astros, sus salidas y puestas, sobre la geometría, la aritmética, la esférica y, sobre todo, la música. Pues estas ciencias nos parecen ser hermanas; en efecto, se dirigenhacia las dos formas primordiales del ser, que son hermanas (el número y la magnitud) (arquitas, en diels-kranz 47, B, 1). Ahora bien, lo que Platón va a recalcar, sobre todo, es que la misma política puede encontrar en las matemáticas la ley de la armonía social: Una vez hallada el cálculo racional (λογισµος), la revolución se aplaca, crece la concordia; nadie entonces tiene supremacía sobre losdemás, reina la igualdad... El cálculo es regla y freno de los justos, que detiene a los que saben calcular antes de cometer la injusticia, convenciéndoles de que no podrán escapar cuando acudan a él; y a los que no saben nada, los muestra injustos en esto mismo, y les impide cometer injusticia (B, 3). Por otra parte, este optimismo intelectual es obra de un realizador: gana todas las batallas queacepta, sus invenciones mecánicas son célebres. ¡Filósofo rey, pero no visionario! Otro rey estaba muy cerca: en una corte cuya celebridad literaria era igual a la de Atenas, Dionisio I, tirano de Siracusa, invita a

Platón a su palacio. ¿No era ésta la ocasión (τυχη) que había esperado desde que había concebido su gran proyecto reformador? (Carta VIl, 326a). Desgraciadamente, no tarda mucho...
tracking img