Malian

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 10 (2470 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 4 de septiembre de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
Ma Liang y el pincel mágico
(cuento chino)
En las grandes ciudades de nuestro mundo hasta los más pobres entre los pobres pueden
conseguir un lápiz, una birome, una hoja de papel. Por eso es difícil imaginar una época y un lugar
en que para un chico pobre llegar a tener un pincel era un sueño imposible.
Ma Liang era huérfano. Sus padres habían muerto cuando él tenía solamente ocho años y sehabía
criado gracias a la buena voluntad de algunas mujeres de la aldea, que apartaban un poco de arroz
de la comida de sus propios hijos para alimentarlo.
No era un chico como los demás y no hubo forma de convencerlo de que se quedara a vivir con
una familia en alguna de las chozas del pueblo.
Desde la muerte de sus padres, Ma Liang eligió la soledad. Vivía en una cueva junto al río y sólose
acercaba a la aldea para conseguir comida. A los diez años ya se ganaba la vida juntando leña seca
a cambio de los tazones de arroz con que lo convidaban. Era muy independiente y no le gustaba
sentir que le debía nada a nadie. Un pescador le enseñó a pescar en el río y d esde entonces Ma
Liang se acercaba al pueblo lo menos posible.
Lo que más le gustaba a Ma Liang en este mundo era dibujary pintar. Era capaz de pasar horas
observando un árbol, una piedra, el vuelo de los pájaros, para después tratar de reproducirlo con
sus propios trazos. Claro que ni se atrevía a soñar con un trozo de papel de arroz. El papel, en la
antigua China, era un elemento de lujo, que sólo se encontraba en las casas de los nobles.
Pero si tuviera un pincel, aunque solo fuera un pincel común, ¡cuántomejor podría pintar!.
Mientras tanto se las arreglaba como podía. Durante horas y horas dibujaba a la orilla del río: se
mojaba el dedo y pintaba con agua sobre las piedras. El sol hacía desaparecer los dibujos pero a él
no le importaba.
A veces, cuando iba a juntar leña seca, se sentaba en el suelo y con un palito dibujaba en el polvo.
El viento y los pasos de los animales borraban susdibujos, pero a él no le importaba.
Cuando iba a la aldea, pasaba a veces por la casa del maestro que enseñaba a los h ijos de los
campesinos ricos. ¡Con qué ilusión miraba los movimientos del pincel que trazaba las letras! Si él
pudiera tener un pincel como ése, no necesitaría nada más en el mundo. Pero por supuesto, era
imposible. Un pincel valía mucha más leña de la que él podía juntar en un mes.Y mientras tanto
necesitaba alimentarse para vivir: no siempre había pesca en el río.
Mientras tanto, con frutos, hojas, plantas, se fabricaba sus propios colores y pintaba con los dedos
en las paredes de su cueva. Imitaba el vuelo de los pájaros, los saltos de los peces en el río, el cielo,
las hojas de los árboles, sus pocos utensilios o su ropa, su propia cara borrosa, tal como la veíareflejada en el agua.
1

Ni un solo día, ni una sola hora pasaba sin que Ma Liang perfeccionara su arte. Después de varios
años, llegó a ser tan extraordinario que nadie hubiera podido distinguir cualquiera de sus peces
pintados de un pez verdadero. Sin embargo, nadie en el mundo más que él mismo veía sus obras.
Una noche se acostó a dormir muy cansado. Era invierno. Después de juntar leñadurante todo el
día, había estado tratando de dibujar con agua sobre una piedra plana de la cueva que le servía de
mesa, a la luz de una vela maloliente que había cambiado por toda una carga de leña.
De golpe se despertó. La cueva estaba iluminada como si el sol mismo hubiera entrado en ella. La
luz provenía de un anciano de barba blanca que lo miraba con cariño de abuelo.
-Ma Liang –le dijo elviejecito-. Te he traído un regalo. Confío en que sabrás usarlo bien.
Y le entregó un pincel bellísimo, de cerdas suaves y perfectas como pelo de camello y un mango de
oro macizo, brillante y trabajado. Ma Liang lo tomó con mucha naturalidad. Como suele pasar en
los sueños, nada lo sorprendía. Por supuesto, no era la primera v ez que soñaba con pinceles.
Tanteó el peso del pincel: era...
tracking img