Mis primeras prácticas enfermeras. memoria final

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 5 (1074 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 11 de enero de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
Memoria Final

El primer día cuando llegué al hospital, lloré. Lloré al ver a los pobres ancianos, algunos con cuidadoras que son ya como su familia porque la propia familia han decidido abandonarlos, otros simplemente solos, sin cuidadores y sin nadie que les ampare. Algunos tienen la suerte de tener a alguien a su lado...aunque ese alguien esté deseando que se muera. Cuando yo pude observartodo eso me entró rabia y quise gritarlo a los cuatro vientos porque no hay derecho a pasar los últimos día de tu vida sólo, sin nadie con el que puedas llorar o contarle lo que te sucede. Es muy triste llegar a viejo, y más si llegas en estas condiciones. Los agentes sanitarios, enfermeros en nuestro caso, tenemos en nuestras manos la vida de cada una de las personas que acuden a nosotros y quedepositan su fe con la esperanza de ser curados. Somos como dioses, nosotros decidiremos, según nuestros actos, si viven o mueren. Por ello, hay que dedicarse plenamente a cuidar a las personas y a intentar que ellas estén lo más cómodamente posible mientras estén en nuestras manos. Cuando vas a clase sólo te explican técnicas, procedimientos enfermeros que tienes que llevar a cabo en diversassituaciones. Tu piensas que sólo llevando la teoría a la práctica la gente se curará y será feliz. Mentira, cuando pisas por primera vez un hospital como enfermero y ves a toda esa gente, gente sin familia, gente que no puede hablar y, por tanto, no sabes lo que siente, o gente a la que con sonreirle se te pone a llorar te das cuenta que no son sólo casos clínicos. Detrás hay una persona, una vida quenecesita tu ayuda, necesita que cada día le hagas una visita y que le eches una de tus mejores sonrisas, que le preguntes cómo se encuentra y que le acaricies, sin guantes, sintiéndola. Eso algunas veces es más importantes que todo lo demás y desgraciadamente con el paso del tiempo se nos olvida. Un buen enfermero es el que hace lo anteriormente dicho. Sólo cuidando con mucho amor, entendiendo encada momento al paciente y poniéndonos en su piel, haremos que durante su estancia en el hospital no sienta miedo, que viva cada día como si fuera el último disfrutándolo al máximo dentro de sus posibilidades y que vea la muerte cómo algo natural, algo que no es causa de sufrimiento. Por suerte o por desgracia, yo no he presenciado durante mi estancia ningún exitus. Pero si que he presenciado lostrastornos anteriores a este. Hubo un paciente que estuvo 3 días sufriendo y fue horrible. El pobre luchaba con todas sus fuerzas para salir adelante y le decía a su mujer y a su hija: “Nenas no sufráis por mí, yo sé que ya llega mi hora”, pero aún así el hombre se resistía porque quería vivir y le daba mucho miedo la muerte. Me cogía la mano con más fuerza de la que una persona sana puedahacer...y me quedé sorprendida. Otro murió el día después de hacerle una extracción de sangre. Aparentemente estaba bien, y recuerdo que cuando fui a sacarle sangre me dijo: “Hombre, si está aquí la enfermera rubia encantadora que no me hace daño al medirme el azúcar”, y me echó una sonrisa. Al día siguiente, fui la primera en entrar a la habitación y tenía una

respiración muy rara, enseguida lepregunté: “¿Antonio, te encuentras bien?¿Te duele el pecho?¿No puedes respirar?, y él entre lágrimas me contestó: “No estoy bien hija, quédate conmigo”. Enseguida llamé a mi enfermera y le puso oxígeno...ya sabíamos que no iba a salir adelante. En los ratos libres que tuve esa tarde me acercaba a su habitación a quedarme con él, no tenía familia. Él me miraba y yo podía ver detrás de la máscara susonrisa y su preocupación a la vez. Acabo mi turno, y le dije: “Antonio, mañana nos vemos”, y él me contestó: “Gracias por todo hija”. Al día siguiente nada más llegar a planta me fui a su habitación, ya no estaba. Durante mi paso por el hospital he aprendido cosas y me he dado cuenta de otras muchas. He hecho más de lo que me imaginaba que iba a hacer, he tenido la suerte de estar rodeada en todo...
tracking img