Mitos y leyendas isnos

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 6 (1262 palabras )
  • Descarga(s) : 6
  • Publicado : 18 de julio de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
MITOS Y LEYENDAS DE ISNOS HUILA

LA LAGUNA DEL BUEY

Cuentan los antiguos habitantes de Isnos que en tiempos pasados, cuando no había carretera entre este municipio y el departamento del Cauca, el principal transporte se hacía a lomo de mula por el camino conocido como de los puerqueros.

Los días lunes se reunían varios vecinos de la región y en felices romerías viajaban a Popayán.

Enun paisaje selvático, cerca al paso del río Mazamorra, sobre una pequeña- colina, se encontraba la laguna del Buey. Paso obligado de todos los viajeros.

En este lugar, contaban los viajeros, se oía bramar un ton». Y cuando esto sucedía, si la gente gritaba o hablaba en voz alta, una fuerte tormenta con lluvias huracanadas se desalaba haciendo que la laguna se desbordara en olas y que nadie, nianimales ni cristianos pudieran continuar su camino.

Para evitar que esto sucediera los peregrinos acostumbraban dejar puñados de sal en las orillas de la laguna. La sal, según dicen, vuelve mansos a los toros bravíos.

Como el efecto era tan lento, un grupo de viajeros decidió lanzar a la laguna varios sacos de sal para que el toro bebiera abundante agua salada.

Cuentan que desde ese día,el animal fiero jamás volvió a bramar; la laguna del Buey desde entonces se convirtió en un remanso de tranquilidad.

Contada por los estudiantes del colegio José Eustacio Rivera De Isnos a La profesora Stella Monje

. EL DUENDE DE LA CASCADA

(Salto de Bordones Isnos Huila)

Cuenta Elías Guañarita, en la inspección del Salto de Bordones del municipio de Isnos, que escuchó decir a susmayores, que hace mucho tiempo, cuando la región de Isnos estaba cubierta por selvas vírgenes, en las mañanas soleadas salía de entre las aguas del salto de Bordones un personaje de estatura mediana, cara pálida, nariz larga y un tanto orejón

Que se presentaba entre los habitantes de la región vestido con un pantalón remendado con cuadros de colores; gorro puntiagudo y unos enormes zapatos puestosal revés, pues, los pies del duende eran volteados hacia tras. .Y que no hacia daños a nadie, aunque gustaba de enamorar a las muchachas, especialmente aquellas que tenían el pelo largo, rubio y ensortijado.

Entre bromas y coqueteos, el duende cumplía el trabajo que la naturaleza \e había asignado: Ayudaba a cambiar el tiempo golpeando las aguas de la cascada con su bastón de roble. Protegíalos animales salvajes cuando eran perseguidos por los cazadores, escondiéndolos detrás de las aguas de del salto y guiaba a quienes se extraviaban en la selva para que pudiera volver a casa. Pero cuando los colonos derribaron los árboles de la montaña y el agua de la cascada disminuyó, el duende con mucho pesar se traslado de este lugar para siempre.

. LA LEYENDA EL TORO DEL MORTIÑO

Dice laprofesora María Stella Monje Bonilla que cuentan los moradores de la vereda del Mortiño, del municipio de Isnos que sus abuelos mencionaban en sus relatos, cuando se reunían en familia para hablar sobre anécdotas de la vida.

Dicen que en las partes altas de la meseta aparecía un toro elegante de color negro con cascos bien formados, con una mirada bravía y que recorría los senderos y praderassin que alguien lo atajara ya que no tenía dueño.

Muchos de la región, gente ganadera, intentaron atraparlo, pero sin poder lograrlo. Pero pasó un día un anciano de unos setenta años, fuerte altivo, soberbio, destinado a domar caballos y gran enlazador; iba montado en su caballo de color negro oscuro, con patas blancas, y llevaba un rejo en su mano derecha y con la otra agarraba al caballo;espueleando al animal corrió a galope a perseguir al toro y poderlo enlazar.

De pronto… tiró el rejo y el toro salió huyendo hasta llegar a la cascada del salto del Mortiño. El jinete con ese deseo de poderlo enlazar, volvió y tiro su rejo, el toro bravo, con mirada espantada y aterradora como si estuviera endemoniado, enviste al jinete, este lo enlaza por los cuernos; de pronto… el toro… bravo,...
tracking img