Modelo agrario colombiano

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 6 (1462 palabras )
  • Descarga(s) : 7
  • Publicado : 26 de noviembre de 2009
Leer documento completo
Vista previa del texto
EL MODELO AGRARIO COLOMBIANO

ADRIANA LIZARAZO MANRIQUE 110001719

Dos grandes visiones o modelos orientaron los esfuerzos del desarrollo económico en Colombia en el último medio siglo. El primero perseguía la consolidación de la industria nacional. El segundo, vigente hoy, propende por la apertura e internacionalización acelerada de la economía. En ambos modelos de desarrollo se eludieron,marginalizaron o minimizaron dos grandes problemas estructurales que explican y determinan en buena medida la crisis que afecta dramáticamente a Colombia en los inicios del siglo veintiuno. El primero, la pésima distribución del ingreso y de la riqueza, cuestión que determina la precariedad de su mercado interno y la posibilidad de sustentar en ese mercado el crecimiento equilibrado de la economía5. Elsegundo, la no resolución del problema agrario que se expresa en la expulsión del campesinado de las zonas rurales más aptas para la producción agropecuaria, en la consecuente confrontación armada y en el avance de los cultivos para uso ilícito.

Debajo de los dos modelos subyace una concepción económica del desarrollo, ampliamente difundida: se dice que la producción agropecuaria es cada vez másmarginal y menos significativa en el proceso de crecimiento de la economía. Tal percepción conduce a políticas erróneas, incluso catastróficas, pues desconoce la historia de cada país, sus estructuras socioeconómicas y políticas y los ritmos de sus procesos. Es lo que ocurre en el caso colombiano. A lo largo del último medio
siglo, las políticas estatales propagaron la idea de la migración decampesinos a las ciudades donde obtendrían mejores niveles de ingresos y bienestar. Con ella se alimentaron también los imaginarios colectivos en especial a través de los modernos medios de comunicación y se favoreció adicionalmente la continuación de la marginalización, expropiación y expulsión violenta del campesinado, prácticas constantes en la historia del país desde los inicios de la República.El fracaso de los tímidos intentos sociales y estatales por solucionar el problema agrario parece obedecer entonces no solamente a intereses económicos y políticos. También responde a la cada vez más generalizada aceptación del precepto de que el sector agropecuario carece de importancia estratégica en el desarrollo, o mejor, en el crecimiento económico, y que la inevitable y acelerada disoluciónde las economías campesinas terminará, por física ‘sustracción de materia’ resolviendo por sí sola la rémora del problema agrario y de sus secuelas conflictivas. Este precepto se ha fortalecido durante los últimos veinte años con el peso creciente de la tecnocracia de los economistas ortodoxos en casi la totalidad de las decisiones de política del Estado.

Un resultado de lo anterior es ladescomposición o expulsión del campesinado propiciada por la violencia, la pobreza y la desatención del Estado a los pobladores rurales. Esa expulsión se tradujo en dos procesos migratorios básicos. El primero, hacia las grandes y medianas concentraciones urbanas, no produjo los resultados esperados por los economistas y planificadores. En presencia de una
muy desigual distribución del ingreso, losmigrantes rurales terminaron engrosando los cinturones de miseria de las ciudades. Sus escasos ingresos, obtenidos principalmente en actividades informales y de construcción, no permitieron ampliar significativamente el mercado interno y por ello tampoco lograron imprimir el suficiente vigor a la industria y a las actividades modernas de la economía. Paralelamente, a nivel internacional, laampliación de la brecha tecnológica entre los países del norte y los del sur y el desplazamiento del dinamismo de las economías de la industria tradicional hacia los bienes y servicios de alta tecnología contribuyeron a agravar el fenómeno anterior limitando aún más las posibilidades de generación de empleo de las áreas urbanas. El segundo proceso migratorio se orientó hacia las áreas de colonización y...
tracking img