Mujeres asesinas 1

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 179 (44541 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 13 de noviembre de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
MARISA GRINSTEIN

Mujeres asesinas

EDITORIAL SUDAMERICANA
BUENOS AIRES

Grinstein, Marisa Mujeres asesinas - 8a ed. - Buenos Aires : Sudamericana, 2006. 216 p.; 22x14 cm. (Obras diversas) ISBN 950-07-2688-2

1. Narrativa Argentina I. Título CDD A863. Primera edición: septiembre de 2005 Octava edición: octubre de 2006 IMPRESO EN LA ARGENTINA © 2005, Editorial Sudamericana S.A. Humberto1° 531, Buenos Aires. ISBN 10: 950-07-2688-2 ISBN 13: 978-950-07-2688-7

2

ÍNDICE

Prólogo ........................................................................................... 5 Emilia Basil, cocinera .................................................................... 7 Clara, la fantasiosa ....................................................................... 13 Ana María GómezTejerina, asesina obstinada ........................... 19 María Ofelia Lombardo, protectora ............................................. 25 Graciela Hammer, incendiaria ..................................................... 33 Yiya Murano, amiga .................................................................... 39 Marta Odera, monja..................................................................... 45 Ana María Soba, heredera impaciente ......................................... 51 Stella O., huérfana emocional ...................................................... 57 Marta Bogado, madre ................................................................... 63 Claudia Sobrero, cuchillera .......................................................... 69 Margarita Herlein, probadora de hombres................................... 73 Ana D., mujer corrosiva ............................................................... 77 Pugnetti, Ponorilox y Tiadini, brujas incautas ............................. 83

3

4

Prólogo

Las catorce asesinas de este libro tienen algo en común: esperaban para sí mismas un destino mejor. Como casi todas las mujeres del mundo, creían que sus virtudesles despejarían el camino de las miserias cotidianas. Y, como casi todas las mujeres del mundo, vieron que sus vidas estaban tomando un matiz que poco tenía que ver con lo que habían imaginado. Pero mientras hay quienes aceptan la derrota con cierta soltura y hasta con resignación, otras se vuelven violentas, enloquecidas, tremendas. Frente a la infidelidad de un marido, algunas lloran, arman unescándalo y amenazan con abandonarlo. Otras, lo rocían con ácido. Algunas se sienten traicionadas por una amiga y dejan de hablarle, otras le parten la cabeza con una piedra. Estas catorce mujeres también están hastiadas de pequeños detalles: ir a hacer las compras todos los días a un mercado deprimente, saber que cada noche el marido estará instalado frente al televisor, lidiar con hijosfastidiosos, tomar colectivos, preparar sopas. La lista es infinita. Un día, una mujer se despierta y advierte que no se casó con el hombre que de verdad amaba sino con el que aceptó casarse con ella. Es probable que ya lleven juntos veinte años, y que de todo ese tiempo no pueda rescatar más que tres o cuatro días de felicidad. Puede ser que se absuelva a sí misma y culpe al marido por su propia desdicha:acaso lo elimine, disolviendo veneno en el café con leche que le prepara a la mañana. O bien, puede conseguirse un hombre adicional. Pero a estas mujeres en particular, las cosas invariablemente se les complican: los esposos se enteran, los porteros las descubren, los vecinos las delatan. En 1973, una mujer fea y vieja mató a su amante, lo cortó en pedazos e hizo de él empanadas árabes. Lo asesinóporque amenazaba con contarle todo al marido. De la historia se desprenden dos lecturas fundamentales: que una mujer puede ser capaz de todo, incluso de matar de la manera más cruenta, y que hasta las menos atractivas pueden conseguirse un amante. Esta asesina demostró una capacidad sorprendente para el crimen. Ningún hombre lo podía haber hecho mejor. Acaso actuaba impulsada por una visión...
tracking img