Asesinos seriales landrú, asesino de mujeres

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 4 (811 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 19 de diciembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Nació en 1869 en Paris, hijo de una familia burguesa y religiosa. Su padre era un pequeño industrial y su madre costurera. Cumplió con sus obligaciones militares sus compañeros lo recordarían como elsargento Landru: obsesivo, meticuloso, acicalándose su barba en plena batalla en el río Mame, y también. Algunas fuentes aseguran que, en dicho período y situación, Landrú intentó quitas, la vida.Durante la Primera Guerra Mundial su ingenio funcionò al máximo. Debido a las grandes bajas de hombres en el frene de batalla, abundaban las mujeres solas y viudas que publicaban avisos en los diariospara formar pareja nuevamente. Estos singulares avisos despertaron en Landrú una gran codicia, un enfermizo afán de riqueza. Para alcanzar sus objetivos, el incipiente asesino pergeñó un plan a pruebade fallos Desde entonces publicaba en los diarios un aviso que decia: «Señor serio desea casarse con viuda o mujer incomprendida entre treinta y cinco y cuarenta y cinco años» o «Viudo, dos hijos,cuarenta y tres años, solvente, afectuoso, serio y ascenso social, desea conocer a viuda con fines matrimoniales». Atento y encantador se ganaba su confianza, especialmente mujeres solitarias, viudas ycon algún capital.Jeanne Cuchet fue la primera incauta que cayó en sus redes: era una viuda de treinta y nueve años, que tenía un hijo de diecisiete, fundamentalmente, una fortuna bastante atractiva.Fue fácil para Landrú seducirla con sus modos amables de señor respetable, sostuvo que su nombre era Diard, que había sido expulsado de Lila por la ocupación alemana, y que ejercía el oficio deinspector de reos —llegó a ofrecerle un trabajo para el hijo de la viuda—. La joven, totalmente obnubilada, lo siguió hasta un piso que Landrú había alquilado en Vernouillet. Esta situación alentó alasesino, que comprobaba que su proyecto era perfecto. Las incautas tenían todas el mismo perfil: jóvenes, solas y adineradas, que quedaban deslumbradas con este hombre culto que les ofrecía amparo y...
tracking img