Musica

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 53 (13187 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 12 de septiembre de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
ARMONIAS Y RITMOS MUSICALES EN ARISTOTELES

M. del Pilar Montero Honorato
Instituto Nacional de B.U.P. San Lázaro. Oviedo

El pasaje dedicado por el filósofo griego Aristóteles a describir los ritmos y
armonías musicales se encuadra en el libro VIII de la Política como colofón al
sistema educativo propugnado por dicho autor y en el que se incluye la m ŭ sica
como uno de los elementos másrepresentativos y destacados'. Sin embargo, no
es nuestra intención centrarnos ahora en el análisis de lo que la m ŭ sica representó para los griegos en el marco de la educación integral de la persona tal y
como ellos la entendían 2 , ni incluso en la importancia que desde el punto de
vista pedagógico adquieren tanto este libro de Aristóteles como otros muchos
fragmentos de sus obras3.Dejando de lado los problemas inherentes a la Política aristotélica, que se cifran tanto en su composición como en su cronología, e incluso en el orden que
deben seguir los 8 libros de que consta dicha obra 4 , así como los interrogantes
planteados en torno al método utilizado por dicho autor, que, al igual que sucede en el conjunto de sus obras éticas, podemos identificar con el método inductivo, apesar de no renunciar por ello tampoco a los métodos intuitivo y deductivo, cuya importancia reconoce en varios pasajes s , vamos a dar comienzo a
nuestra exposición ofreciendo una traducción del capítulo que posteriormente
será objeto de un modo especial del análisis que pretendemos desarrollar:

"Hemos de considerar todavía, a propósito de las armonías y ritmos, si debemos usar
todas lasarmonías y todos los ritmos o debemos distinguir, y en segimdo lugar si establecemos la misma distinción que los que practican la música con vistas a la educación o, en
tercer lugar, debemos establecer otra. Puesto que vemos que la música consta de melodth y
ritmo, no debe ocultársenos qué importancia tiene cada uno de estos elementos para la
educación, ni si debe preferirse la perfección de lamelodía o la del ritmo. Pero, como juzgamos que sobre estas cuestiones han hablado mucho y bien algunos músicos y todos los
filásofos que tietzen experiencia de la educación musical, remitiremos a ellos a quienes
quieran investigarlas minuciosamente y punto por punto, y los trataremos aquí a la manera del legislador, dando únicamente indicaciones generales sobre ellas.
45

Admitimos ladivisión de las melodías establecida por algunos filósofos, que las clasifican en éticas, prdcticas y entusidsticas, y atribuyen a cada una de estas clases una
naturaleza peculiar de armonth, y afirmamos, por otra parte, que la m ŭ sica no debe estudiarse porque proporcione un solo beneficio sino muchos, pues debe cultivarse con
vistas a la educación y la purificación - cuando tratemos de la poéticaexplicaremos con
mds claridad qué queremos decir con el término purifación, que ahora empleamos simplemente-; en tercer lugar debe cultivarse también como divertimiento y como solaz y
descanso tras el esfuerzo. Es claro, por tanto, que deben utilizarse todas las armonths,
pero no todas de la misma manera, sino las predominantes éticas para la educación; y
para la audición, ejecutadas por otros,también las prácticas y las entusidsticas. Pues
las emociones que en algunas almas revisten mucha fuerza, se dan en todas, con diferencia de grado, como la compasión, el temor y el entusiasmo.
Algunos incluso tienen propensión a dejarse dominar por este ŭ ltimo, y vemos que
cuando usan las melodías que arrebatan el alma la m ŭsica sagrada les afecta como si encontraran en ella curación ypurificación. Esto mismo tienen que experimentar necesariamente los que estan poseídos de compasión o de terror, o en general de cualquier pasión, y los demds en la medida en que cada uno es afectado por esos sentimientos, y en
todos se producird cierta purificación y alivio acompañado de placer.De un modo andlogo también las melodías catárticas inspiran a los hombres una alegría inocente. En tales...
tracking img