Ni mierd..

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 15 (3522 palabras )
  • Descarga(s) : 7
  • Publicado : 8 de abril de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
"FAIRE LA TETE" PARA VOLVER MEJOR LA VIDA (*)
Los Orishas, divinidades africanas que viajaron a las Américas en los cascos de los barcos de esclavos, son una fuente de bienestar en Brasil. Ellos dan explicaciones a las dificultades de la vida de la gente, y soluciones a las crisis existenciales tanto de los desafortunados como de los afortunados, de todos los orígenes; establecen comunicacionesmuy cercanas con algunos individuos, y participan en las ceremonias públicas en las que transmiten su bendición a toda la comunidad humana.
Los seres espirituales del pueblo Yoruba de Nigeria y de Benín en África Occidental, los Orishas, cruzaron el Océano Atlántico en la cabeza de sus devotos durante la trata de negros. La mayoría de estos Yorubas llegaron a Brasil, sobre todo al Estado de Bahía,en el nordeste del país. Aunque en África, la relación entre la gente y los Orishas se basaba en las colectividades, en la familia extensa o en el pueblo, en Brasil, en donde estas estructuras de origen no existen debido al exilio del Africa en el contexto del sistema esclavista, estas relaciones son individuales. En Brasil cada individuo tiene a un Orisha que es el maestro o maestra de su mente,su guía y su guardian espiritual, el responsable del camino y de los acontecimientos de su vida.
Los Orishas representan las energías de la naturaleza y de la vida humana, y al igual que la naturaleza y la vida humana, tienen características y comportamientos que pueden interpretarse de manera positiva o negativa. Yémanja, el Orisha del mar y la madre de las aguas, puede ser benévola yproporcionar abundante comida a sus hijos humanos, pero así mismo puede ser turbulenta y destruir la vida ahogando pescadores. Ogun, el Orisha del hierro, enseñó a la gente a fabricar las herramientas agrícolas con las cuales trabajar la tierra para alimentarse, y a fabricar armas de guerra para matarse entre ellos. Yansan, el Orisha del viento, se manifiesta en las brisas refrescantes y en las tormentasdestructivas. Y Omolu, el Orisha de las enfermedades y epidemias, puede a la vez causar estos males y proteger ellos. Se le llama el señor de los cementerios y el médico de los pobres.

MITO UITOTO DE LA GRAN SERPIENTE
El Padre Buineizeni (1) fue paralizado por el sol como castigo por haber creado el árbol morena (2). Cierta vez, su hermano, donde aquél vivía, trajo una raíz de yuca que su mujerpelaba. El enfermo preguntaba constantemente a su cuñada por el nombre de la raíz, razón por la cual la mujer lo regañó, haciéndole llorar. Entonces él le pidió a su hermano que lo llevara a un lugar solitario y allí permaneció en una choza que su hermano mismo le construyó.
Cuando el hermano quiso visitarlo de nuevo, la choza estaba vacía y nadie respondió a su llamado. Entretanto, Buineizeni, quese había embriagado con ambil (3), se sumergió en el agua y se transformó en una serpiente. De esta manera nadó hasta el bañadero de su hermano, donde las hijas de éste trataron de atrapar al lindo animal. Pero sólo lo atraparon después que su padre les tejió un cernidor de malla muy fina. Colocaron la serpiente en una olla pequeña. Rechazaba el casabe y la piña, pero, en cambio, tragaba almidónde yuca, alimento que había sido sugerido al padre mediante un sueño. Por ello, alcanzó primero el grosor de un hilo y luego el de la punta de un dedo, por lo que debió ser puesto en una olla más grande. Luego en otra olla aún más grande cuando su tamaño era igual al de un brazo. Después fue colocado en un lago pequeño, donde comía enormes cantidades de almidón de yuca.
El animal estaba tanhambriento que en su boca cabía primero la mano de la muchacha que le daba de comer, luego su brazo y después su hombro. En un lago profundo era tan grande como un muslo, luego como un pilón de coca y finalmente se asemejaba a un tronco flotando en el agua. Más tarde salía a la orilla y devoraba ciervos y otros animales de caza, pero regresaba a los llamados de las niñas para devorar su comida. Más...
tracking img