Nietzsche

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 7 (1531 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 6 de junio de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Así hablaba Federico Nietzsche
Nietzsche (1844-1900) no necesita mayor presentación: es uno de los filósofos más importantes de la modernidad, un pensador poderoso y excelente prosista, que no sólo capturó con lucidez la naturaleza humana y penetró con agudeza las almas e instituciones de su época, sino que también se adelantó en muchos sentidos al espíritu del siglo XX, un siglo que entró enpuntillas poco después de su muerte.
Tomé un librito comprado en la calle en que alguien había compilado aforismos a partir de las distintas obras de Nietzsche. De ahí extracté éstos, siguiendo mi antojado criterio; básicamente, los que me parecieron más iluminadores y contundentes (aún cuando esa contundencia, en uno que otro caso, vaya en contra de lo que pienso sobre algún tema). Como buenoshumanos demasiado humanos, juzguen por ustedes mismos.

de "Humano, demasiado humano"Un alma delicada se siente molesta al saber que hay que darle las gracias; un alma grosera, al saber que tiene que darlas. Es indefectible: cada maestro no tiene más que un alumno, y este alumno le llega a ser infiel, pues está predestinado a ser maestro también. Las mujeres llegan a ser, por medio del amor, loque son en la mente del hombre que las ama. Se olvida la arrogancia cuando se está entre hombres de mérito; estar solo hace orgulloso. Los jóvenes son muy arrogantes, pues frecuentan sus semejantes, todos los cuales, no siendo nada, quieren pasar por mucho. No sólo se ataca para hacer daño a alguien, para vencerle, sino a veces por el mero deseo de adquirir conciencia de la propia fuerza. Pocasgentes habrá que, cuando se sientan perplejas en la elección de tema de conversación, no revelen los secretos más importantes de un amigo. El cristianismo nació para dar al corazón alivio; pero luego necesita primeramente abrumar el corazón para poder en seguida consolarle. Un escritor debería ser considerado como un malhechor que no merece, sino en casos rarísimos, el perdón o la gracia. Estosería un remedio contra la invasión de libros. La distinción que encontramos en el infortunio (como si fuera un signo de vulgaridad, de falta de ambición, sentirse feliz) es tan grande, que si decimos a una persona "¡Pero, qué feliz es usted!", por lo general protesta. La ventaja de la mala memoria es que se disfruta varias veces de las mismas cosas por primera vez. El que nos encontremos tan a gustoen plena naturaleza proviene de que ésta no tiene opinión sobre nosotros. de "Así hablaba Zaratustra"Vuestro honor no lo constituirá vuestro origen, sino vuestro fin. Es preciso saberse amar a sí mismo, con amor sano y saludable, para saber soportarse a sí mismo y no vagabundear. En el fondo no amamos más que a nuestros hijos y a nuestras obras; y el amarse mucho a sí mismo es un signo defecundidad. No debéis tener más enemigos que aquellos que sean dignos de odio, pero no tengáis enemigos dignos del menosprecio: debéis estar orgullosos de vuestros enemigos. Hubo un tiempo en que el espíritu fue Dios; luego se hizo hombre y, por último, plebe. El hombre es algo que debe ser superado; el hombre es un puente y no un fin. Los hombres "no" son iguales: así lo dice la justicia; y ellos nopueden querer lo que yo quiero. Cualquier que sea el mal que puedan hacer los malos, el mal que hacen los buenos es el más nocivo de todos los males. Te castigan por tus virtudes. Sólo perdonan sinceramente tus errores. El que busca conocimiento pasa por entre los hombres como por entre animales. ¡Oh soledad! ¡Soledad, patria mía! ¿Tenéis valor? No el valor ante los testigos, sino el valor de lossolitarios, el valor de las águilas que no tienen ningún dios espectador. Voluptuosidad: sólo para los marchitos es un dulce veneno; mas para los que tienen voluntad de león, es el mayor reconstituyente y el rey de los vinos conservado con veneración. de "Filosofía general"Sólo las almas ambiciosas y tensas saben lo que es arte y lo que es alegría. Así, como somos, nos hacemos recalcitrantes ante un...
tracking img