No habrá más penas ni olvido

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 47 (11549 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 16 de agosto de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
PRÓLOGO

En el presente prólogo, el autor, describe el contexto histórico - político del momento:





La acción de No habrá más penas ni olvido se sitúa en la Argentina durante el último gobierno de Juan Domingo Perón, entre octubre de 1973 y julio de 1974. Luego de una larga lucha popular, Perón regresó al país en medio de una grave conmoción a la que él mismo habíacontribuido; su movimiento estaba dividido por lo menos en dos grandes fracciones: aquella que lo veía como un líder revolucionario y otra que se aferraba a su ascendiente sobre las masas para impedir la victoria popular. Este malentendido por absurdo que hoy parezca— es uno de los tantos orígenes de la tragedia argentina. Electo presidente, Perón iniciaría una implacable depuración de elementos«izquierdistas» de su movimiento. La juventud, cada día más golpeada y maltrecha, siguió reivindicando hasta el final su adhesión al líder.
Calificados por Perón de «imbéciles», de «imberbes irresponsables», dirigentes y militantes de la organización guerrillera Montoneros y de la Juventud Peronista (estrechamente ligados) insistían en creer (o querían creer) que la furia del jefe del Justicialismo era unaargucia táctica más en su presunta lucha contra la oligarquía y el imperialismo. Trágica confusión.



Esto se observa en el siguiente comunicado de los montoneros al Pueblo de La Nación:


“...Los montoneros llamamos al pueblo a seguir con la resistencia armada contra el actual gobierno...” [i]


“Los Montoneros exhortamos al pueblo argentino a unirse a laresistencia armada contra el régimen, sin dejarse engañar por la posibilidad de elecciones, en las que seguramente el Pueblo deberá elegir entre distintos representantes de la oligarquía y sus circunstanciales aliados” [ii]


En esta misma época Perón planteaba lo siguiente:


“Ahora llegó el momento en que los argentinos deben ponerse de acuerdo. El camino de la unidad es siempre el másdifícil, así como el de las armas el más fácil” [iii]



Hasta su muerte, el 1.° de julio de 1974, Perón utilizó una curiosa estrategia de gobierno: calificó como «infiltrados» a aquellos a quienes todo el país conocía como peronistas, incluso a viejos militantes de la primera hora (representados en esta novela por el delegado municipal Ignacio Fuentes) y bendijo como peronistas a muchosadvenedizos que habían contribuido a su caída en 1955 y se batieron contra él hasta poco antes de su regreso (el personaje del martillero Guzmán los ejemplifica en el relato).




Para la comprensión de la novela, consideramos fundamental realizar una breve síntesis, de los acontecimientos históricos anteriores al período en que ésta transcurre.


“Dentro del movimientoperonista existían tres ramas con representación propia: masculina, femenina y gremial. El término movimiento, utilizado por el peronismo desde sus orígenes para diferenciarse de los partidos tradicionales “de comité”, encierra una aspiración a convertirse en partido único, en condiciones de aglutinar a todas las fuerzas nacionales en un proyecto común” [iv].


Perón consideraba a la tercerarama, la gremial, como “la columna vertebral del movimiento”.


Esta condición se fortaleció durante los años posteriores al triunfo de la Revolución Libertadora, cuando los sindicatos peronistas demostraron mayor capacidad combativa que el partido peronista proscripto y poco habituado a la lucha política debido a su condición de partido oficial en la que había nacido y se habíadesarrollado de 1947 a 1955.


Entre la Revolución llamada Libertadora y 1958 las bases obreras más radicalizadas se movilizaron en defensa de las conquistas sociales que el gobierno militar pretendía arrebatarles.


Presidencia de Frondizi


“Durante la gestión de Arturo Frondizi (1958/1962), los aumentos salariales conseguidos en los primeros meses y la devolución de la CGT a...
tracking img