Nose

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 7 (1579 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 22 de febrero de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
El fantasma de la casa de campo
Un caso desconocido de Sherlock Holmes

UNA BRUMOSA NOCHE me dirigí al 221B de Baker Street para visitar a mi amigo, el señor Sherlock Holmes. Durante años ambos nos frecuentamos casi a diario, sin embargo, desde mi matrimonio solamente había podido verlo un par de veces.
Antes de subir a la habitación del primer piso donde él vivía, pregunté a su casera, laseñora Hudson, si Holmes se encontraba ocupado. Con un movimiento de cabeza ella me hizo notar la estridente música que venía de arriba. Entonces recordé que cuando mi amigo no tenía ningún caso entre manos, solía tocar de manera obsesiva el violín para tranquilizarse.
Entré al estudio sin hacer ruido y me senté a esperar. Pese a encontrarse de espaldas, se percató inmediatamente de mi presencia einterrumpió aquella interpretación de Paganini.
–¡Watson!– exclamó con sincera alegría– Me da gusto tenerlo por aquí. ¿Qué tal la vida de casado?
–No tengo motivo de queja, respondí
–Hace bien, la señorita Morstan... perdón, la señora Watson... es una mujer maravillosa. Es usted muy afortunado.
–Ciertamente lo soy– repuse complacido.
La capacidad de observación de Holmes le permitió adivinaren las facciones de mi rostro que aquella visita no tenía un carácter social.
–Y bien ¿cuál es el problema, Watson?

–Yo no dije que tuviera un problema.

–Por favor, amigo mío, dejemos a un lado las evasivas; lo conozco demasiado bien. Dígame qué le preocupa.

Así, mientras Holmes fumaba su pipa favorita, expuse la razón de mi presencia. Le conté que un tío de mi esposa Mary le habíaheredado hacía unos seis meses una casa de campo en Hampstead. Era una quinta un tanto descuidada pero habitable. Su principal defecto era que se encontraba bastante apartada de la civilización, en medio de un gran valle. Otro inconveniente era la ausencia casi completa de servidumbre. Fuera de una cocinera que iba medio día, el único empleado del lugar era Carruthers, un anciano que había estado alservicio del tío de Mary durante más de veinte años y cuyos deberes consistían en arreglar el jardín, hacer pequeñas reparaciones y vigilar la propiedad.

–Pues bien, el jueves pasado Mary y yo decidimos dejar nuestro hogar en Londres e instalarnos en aquella casa de campo. Queríamos pasar unos días tranquilos, lejos del bullicio citadino–
Le expliqué.

–Sin embargo, las cosas no salieron comoustedes esperaban ¿no es así?

–Efectivamente, al poco tiempo comenzaron a ocurrir algunos hechos que nos llevaron a sospechar que alguien más, aparte de Carruthers y de nosotros dos, se encontraba en el lugar.

–¿Un ladrón?

–No precisamente... Me temo que se trata de una presencia sobrenatural.

–¿No me digas que ahora crees en fantasmas? –me interrumpió Holmes con una sonrisa irónica.–Es que no encuentro otra forma de explicar lo sucedido.

A petición de Holmes, narré los hechos tal como los recordaba. Él me escuchó en silencio y, de vez en cuando, me interrumpía para solicitar alguna precisión.

Le informé que poco después de nuestra llegada estaba yo en el segundo piso mirando a través de la ventana con un potente catalejo. Observaba a Carruthers, quien cazaba conejospara la cena. Después de acechar a uno de estos animales durante largo rato, disparó su escopeta y bajó de inmediato el arma. Había fallado. Sin embargo, alrededor de un segundo después escuché el sonido de un disparo. No podía ser el arma de Carruthers, pues éste, como ya dije, había bajado la escopeta.

–¿A qué distancia se encontraba Carruthers de ti?– preguntó Holmes.

–A unos quinientosmetros, más o menos.

–¿Y escuchaste el disparo de su escopeta?

–En realidad no. Solamente vi a través del catalejo cuando apretaba el gatillo. Pero el otro disparo, el que sonó a continuación, ese sí lo escuché.

Después le conté a Holmes la visión que tuvo Mary. Una mañana muy temprano ella hacía la limpieza en una de las habitaciones cuando, de pronto, vio una figura humana de contornos...
tracking img