Nueva primavera

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 548 (136831 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 26 de octubre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
ROBERT JORDAN

LA RUEDA DEL TIEMPO

[pic]

NUEVA PRIMAVERA

timunmas

Diseño de cubierta: OPALWORKS
Mapa: Ellisa Mitchell
Ilustraciones de interior: Matthew C. Nielsen y Ellisa Mitchell

Título original: New Spring
Traducción: Mila López

© The Bandersnatch Group, Inc., 2004

© Grupo Editorial Ceac, S.A., 2004
Diagonal, 662-664. 08034 Barcelona (España)
Timun Mas es marcaregistrada por Grupo Editorial Ceac, S.A.
www.scyla.com

ISBN: 84-480-3365-5
Depósito legal: B. 32.707-2004
Impreso en España por A & M Gràfic, S.L

ÍNDICE

1 6
El Garfio 6
2 15
Un deseo cumplido 15
3 23
Prácticas 23
4 37
Salida de la Torre 37
5 47
El corazón humano 47
6 60Sorpresas 60
7 69
La comezón 69
8 75
Briznas de serenidad 75
9 82
El comienzo 82
10 90
El final 90
11 95
Antes de apuntar el alba 95
12 101
La entrada en casa 101
13 110
Asuntos en la ciudad 110
14 116
Cambios116
15 126
En Canluum 126
16 131
Hondonadas 131
17 138
Una llegada 138
18 147
Una calleja estrecha 147
19 153
Agua de estanque 153
20 159
Desayuno en Manala 159
21 164
Algunos trucos del Poder 164
22 171
Respetar la tradición171
23 180
La Estrella Vespertina 180
24 186
Servirse de la invisibilidad 186
25 191
Una respuesta 191
26 199
Cuándo rendirse 199

SOBRE EL AUTOR 210

Para Harriet, ahora y siempre

1
[pic]

El Garfio

Un viento frío sopló en la noche a través del campo cubierto de nieve donde loshombres se habían estado matando unos a otros durante los últimos tres días. El aire era cortante, si bien no tan gélido como Lan habría esperado en esa época del año. Con todo, la temperatura era lo bastante baja como para que el peto de acero transmitiera el frío a través de la chaqueta y para que el aliento se condensara en vaho delante del rostro del hombre cuando el viento no lo arrastraba. Lanegrura del cielo empezaba a menguar y el brillo de los millares de estrellas, cual grueso polvo de diamantes esparcido en el firmamento, se iba apagando lentamente. La gruesa hoz de luna estaba baja y apenas daba luz para distinguir las siluetas de los hombres que vigilaban el campamento instalado en la arboleda de robles y cedros desperdigados. No se habían encendido lumbres porque el fuego habríadelatado su posición a los Aiel. Lan había combatido contra ellos mucho antes de que esta guerra empezara, en las Marcas Shienarianas; una cuestión de deber para con los amigos. Si ya era difícil enfrentarse a ellos a la luz del día, hacerlo de noche era tanto como jugarse la vida a cara o cruz. Claro que a veces te encontraban aunque no hubiese lumbres.
Apoyando la mano enguantada sobre laespada envainada, se arrebujó en la capa y siguió haciendo la ronda de los centinelas a través de la capa de nieve que le llegaba a la pantorrilla. La suya era una espada antigua hecha con el Poder Único antes del Desmembramiento del Mundo, durante la Guerra de la Sombra, cuando la mano del Oscuro tocó el mundo durante un tiempo. De esa era sólo perduraban leyendas, salvo, quizá, lo que supieranlas Aes Sedai; aun así, la hoja de acero era algo real y concreto. No se rompía ni hacía falta afilarla nunca. La empuñadura se había reemplazado incontables veces a lo largo de los siglos, pero ni siquiera la herrumbre afectaba el lustre de la hoja. Antaño había sido la espada de los reyes malkieri.
El siguiente centinela que encontró, un tipo bajo y fornido que se cubría con una larga y...
tracking img