Nunca olvides que te amo

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 15 (3684 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 28 de noviembre de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
“Nunca olvides que te amo.”

“Una mañana desperté y simplemente me dí cuenta de que ya no era la misma… Mis ojos veían el mundo diferente, vacío sin él. Me encontraba sentada en aquel viejo sillón de cuero negro, mirando a través de la ventana de mi habitación. Observé como el viento movía con desdén las hojas del jardín. Las plantas y los árboles me decían algo difícil de entender. Talveztampoco las quería entender. Las preguntas seguían siendo las mismas: ¿Por qué él? ¿ahora, que hago yo?. La segunda pregunta era complicada pero el porque él no tenía explicación alguna.”

Mi ciudad y su bullicio hizo que me despertara, pero ni entreabrí los ojos. Sólo me quedé ahí acostada en mi agradable cama, escuchando el estruendo de los carros e imaginando cómo sería el mundo con carrosvoladores como en “La máquina del futuro”. – wow! – exclamé en voz alta, de repente me asombraba de la forma en la que imaginaba cosas de la nada. Comencé a despabilarme pensando “hoy será un buen día”. Me levanté de un brinco y corrí a cepillar mis dientes, lavar mi cara, vestirme, cepillar mi largo y lacio cabello y a maquillarme. Desayuné un jugo de naranja, tomé mis llaves y salí hacia mi trabajocon una buena canción de fondo en mi ipod. “El día que me quieras”.
Al llegar a la oficina había un pánico total reflejado en las caras de mis compañeros había tanto trabajo para no salir en todo el día de ahí, así que sin más me puse a trabajar tan rápido como fue posible.

10:30 p.m marcaba el reloj de la oficina, recogí mis cosas y bajé las escaleras de aquel edificio. Parado junto a lapuerta estaba él, aquella persona tan segura de sí, me sonrió con calidez y me abrazó.
-Hola.- susurró en mi oído.
-Hola – le sonreí y tomó mi mano suavemente sin dejar de mirarme con esos ojos cafés .
Caminamos hacia su Neon gris, me abrió la puerta y me subí. Olía a una mescolanza de su colonia y aromatizante para carros… canela. Estando con él se me hacía poco el tiempo. Deseaba poder quedarmecon él cada instante. Llevábamos de conocernos desde la secundaria y habíamos pasado por muchas cosas juntos, buenas y malas. Su cabello era castaño, su piel morena, era más alto que yo, con un cuerpo del que no me podía quejar y esa sonrisa, dios, esa sonrisa. Tenía todo lo que yo podía pedir, no era precisamente un modelo pero yo lo amaba aún así. Tenía los pensamientos y los sentimientos máspuros que yo había podido ver en una persona, extrañamente le gustaba casi todo lo contrario que a mí, pero como dicen por ahí: “los polos opuestos se atraen” aquí esta una buena prueba de ello. Un gusto que compartíamos era la naturaleza y la pintura.
Frente a la puerta me miró de cierto modo que me hizo suspirar descaradamente. Él me quería llevar a cenar, pero estaba excesivamente cansada, porlo cual me llevó a mi casa. Busqué qué decirle pero estaba anonadada. Él sí sabía imponer.
- Estás realmente hermosa. – dijo y agachó la mirada en el resguardo de las sombras de la noche – Más que hermosa. – sus labios se encontraron con los míos en una explosión de emociones y sentimientos algo enigmático, incomprensible e irreal. Se alejó dejándome aún con las ganas, sonriéndome como solíahacerlo cuando se burlaba de sí mismo por ser un poco cursi. – buenas noches. Te amo, Lía.- Agregó afectuosamente.
- hasta mañana, Lisandro. –Le sonreí con esa sonrisa de colegiala enamorada que tanto odiaba. Parecía una tonta, en serio. Entré a mi casa, cerré la puerta y suspiré tan profundo como mis pulmones me lo permitieron. A pesar del tiempo todavía no me acostumbraba a la idea, y muchomenos al hecho, de sentir esas mariposas revolotear en mi estomago cada vez que lo veía, saber la forma en que yo lo quería me asustaba un poco y me sentía expuesta. No era una persona muy expresiva pero vaya que sí lograba hacerme fantasear, pero aún así, les temía, les temía mucho, pero algo en su persona me exponía como realmente era: una niña tonta y realmente enamorada.
Era un nublado y...
tracking img