Pedro Sobre Las Aguas

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas: 10 (2393 palabras)
  • Descarga(s): 0
  • Publicado: 3 de octubre de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
PEDRO SOBRE LAS AGUAS

(Léase Mateo 14:22-33)
“En seguida Jesús hizo a sus discípulos entrar en la barca e ir delante de él a la otra ribera, entre tanto que él despedía a la multitud. Despedida la multitud, subió al monte a orar aparte; y cuando llegó la noche, estaba allí solo. Y ya la barca estaba en medio de la mar, azotada por las olas; porque el viento era contrario. Mas a la cuartavigilia de la noche, Jesús vino a ellos andando sobre el mar. Y los discípulos, viéndole andar sobre el mar, se turbaron, diciendo: ¡Un fantasma! Y dieron voces de miedo. Pero en seguida Jesús les habló, diciendo: ¡Tened ánimo; yo soy, no temáis! Entonces le respondió Pedro, y dijo: Señor, si eres tú, manda que yo vaya a ti sobre las aguas. Y él dijo: Ven. Y descendiendo Pedro de la barca, andabasobre las aguas para ir a Jesús. Pero al ver el fuerte viento, tuvo miedo; y comenzando a hundirse, dio voces, diciendo: ¡Señor, sálvame! Al momento Jesús, extendiendo la mano, asió de él, y le dijo: ¡Hombre de poca fe! ¿Por qué dudaste? Y cuando ellos subieron en la barca, se calmó el viento. Entonces los que estaban en la barca vinieron y le adoraron, diciendo: Verdaderamente eres Hijo de Dios.”Ilustración: En nuestro diario vivir nos enfrentamos con desilusiones, promesas que nunca nos cumplieron y mentiras. Una revista de los EEUU recientemente publico una historia acerca de varias compañías que han quebrado o decidido ir a la bancarrota. El titulo principal de esta historia decía VERANO DE DESCONFIANZA. La razón principal del fracaso de estas empresas es porque han estado mintiendo alpúblico sobre sus ingresos y egresos ilícitos. Las estadísticas de hoy en día nos ilustran que un 72% NO tiene confianza en las empresas públicas o privadas para invertir su dinero. Toda esta situación ha creado un ambiente de FALTA DE CONFIANZA. Para muchos ya es difícil de confiar en estos días:
Desconfiamos del mecánico de nuestro carro porque seguro que me esta cobrando demás.
Algunosdesconfían del cónyuge pensando que es infiel.
¡Desconfiamos hasta de nosotros mismos en muchos casos! Vivimos en un mundo de desconfianza de engaño y mentiras. Sin embargo hay un pasaje en la Biblia el cual nos habla de bastante confianza de parte de una persona en particular.
Nuestro Señor, dice la Palabra, una vez que alimentó a la multitud y se despidió de ella, “subió al monte a oraraparte; y cuando llegó la noche, estaba allí solo”. Mientras tanto, los discípulos —tipo del remanente fiel y piadoso— estaban siendo sacudidos por el borrascoso mar durante las oscuras vigilias de la noche, pasando por profundas pruebas y ejercicios, en ausencia de su Señor, quien, no obstante, nunca los perdió de vista siquiera por un momento, nunca apartó sus ojos de ellos; y, cuando se acercaban allímite de sus posibilidades, por así decirlo, sin saber qué hacer, Jesús se hace presente para aliviarlos, apacigua los vientos, calma el mar y los lleva a su deseado puerto.
No requiere ningún esfuerzo de la imaginación ver, en el caso de Pedro, una notable figura de la Iglesia de Dios colectivamente o del cristiano individual. Pedro dejó la barca ante el llamado de Cristo. Él abandonó todoaquello a lo que el corazón podía apegarse y se echó a caminar sobre el tempestuoso mar, siguiendo una senda ubicada más allá y por encima de los límites de la Naturaleza; una senda de fe; una senda en la que nada sino la simple fe podría vivir una sola hora. El secreto para todos cuantos son llamados a recorrer esa senda es Cristo o nada. Nuestra única fuente de poder consiste en mantener los ojosde la fe firmemente fijos en Jesús: “Puestos los ojos en Jesús, el autor y consumador de la fe” (Hebreos 12:2a). Ni bien apartemos nuestros ojos de él, comenzaremos a hundirnos.
Vale decir que no se trata aquí de la salvación —de alcanzar la orilla para estar a salvo. De ninguna manera; estamos hablando ahora del andar del cristiano en este mundo; de la carrera práctica de aquel que es llamado a...
tracking img