Penitencia y reconciliasion

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 5 (1143 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 15 de octubre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
PENITENCIA Y RECONCILIACION
Este sacramento también es llamado "Confesión".
Es un verdadero sacramento, instituido por Jesucristo, diverso del Bautismo y puede repetirse. La manifestación de los pecados al confesor es necesaria por derecho divino. Ha de ser de todos los pecados graves cometidos después del Bautismo o desde la última Confesión.
Pasos básicos para confesarse:
-Entra alconfesionario sin miedo, confiando en la misericordia de Jesús.
-Sacerdote: "Ave María Purísima"
-Penitente: "Sin pecado concebida. Bendígame padre porque he pecado. Hace ... de mi última confesión. Mis pecados son los siguientes...
-Confiesa todos los pecados desde tu última confesión.
-No es necesario ilustrar detalles de lo ocurrido. Ej.: "Ofendí gravemente a mis padres de palabra" EN VEZ DE:"Ibamos en el carro y papa sacó una vieja conversación.... me habló de una novia... reaccioné....entonces..."  
-Confiesa tus propios pecados y no los ajenos. El confesionario no es para desahogarse contando lo que nos han hecho otros.
-Sacerdote ofrece algún consejo e imparte la penitencia.
-Penitente reza el Acto de Contrición
-Sacerdote imparte la absolución con estas palabras: "Dios, Padre demisericordia..." y despide al penitente en paz
Referencias Bíblicas principales:
-Cristo imparte a Pedro poder para perdonar los pecados: Mateo 16,19.
-Cristo da poder a los Apóstoles para perdonar los pecados: Juan 20,21-23

Sobre el deber del confesor de ser fiel al magisterio
El sacerdote debe «referir sin variantes ideológicas las enseñanzas genuinas de la Iglesia... En particular, quierollamar la atención sobre el deber de adherir al Magisterio de la Iglesia acerca de los complejos problemas planteados en el campo bioético y de la normativa moral y canónica en el ámbito matrimonial.

A veces sucede que los fieles, a propósito de ciertas cuestiones éticas de actualidad, salen de la confesión con ideas bastante confusas, en parte porque tampoco encuentran en los confesores lamisma línea de juicio.

En realidad, quienes ejercen en nombre de Dios y de la Iglesia este delicado ministerio tienen el preciso deber de no cultivar, y menos aún manifestar en el momento de la confesión, valoraciones personales no conformes con lo que la Iglesia enseña y proclama.

No se puede confundir con el amor el faltar a la verdad por un malentendido sentido de comprensión.
Juan PabloII, 28-III-03

Penitencia

Confesión en una ilustración de Wenceslas Hollar de las Confesiones de Augsburgo.
La Confesión o Penitencia es el sacramento administrado por la Iglesia Católica mediante el cual los cristianos reciben el perdón de
La confesión misma también está indicada en la Epístola de Santiago, en su capítulo 5:
Confesaos, pues, mutuamente vuestros pecados y orad los unos porlos otros, para que seáis curados. La oración ferviente del justo tiene mucho poder.
Santiago 5, 16
Además es sabido, por el libro de los Hechos de los Apóstoles, que la Confesión de los pecados era una práctica habitual en la Iglesia primitiva, por lo menos en su forma pública.[1]
En el protestantismo se niegan a la necesidad de un ministro para el perdón de los pecados, para ellos el perdónse solicita directamente a Dios, como Jesús enseñó en el Padre Nuestro, debe pedirse en una parte de la oración diaria:
Perdona nuestras ofensas como también nosotros perdonamos a quienes nos han ofendido.
Mateo 6, 12
Para ellos un creyente cualquiera tiene el poder de retener o perdonar el pecado de otra persona y atarlo en los cielos:
Si tu hermano te ofende, repréndele; pero si cambia deactitud, perdónale.
Lucas 17, 3
A quienes perdonéis los pecados, les quedan perdonados; a quienes se los retengáis, les quedan retenidos.
Juan 20, 23
La condición para perdonar es que exista arrepentimiento.
Si alguien se acerca arrepentido la enseñanza de Jesús es perdonar siempre:
pero si no perdonáis a los demás, tampoco vuestro Padre perdonará el mal que vosotros hacéis.
Mateo 6, 15...
tracking img