Perfil de los tres patriarcas

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 57 (14151 palabras )
  • Descarga(s) : 7
  • Publicado : 17 de agosto de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Perfil de Tres Monarcas

Saúl, David y Absalón

Gene Edwards

Traducción al castellano:
Luis Bernal Lumpuy

Dedicatoria

A los cristianos quebrantados de corazón, que escapan de grupos autoritarios en busca de consuelo, salud y esperanza. Dios quiera que se recobren y prosigan con El, que es la libertad genuina.

A los cristianos que han sufrido, o que sufren, laexperiencia desconsoladora de la división entre los hermanos. Que esta historia les de luz y consuelo. Dios quiera que también se recobren y prosigan con El, que es la paz verdadera.

Y quiera Dios que sean sanados de un modo tan absoluto que puedan responder al llamamiento de Aquel que todo lo pide porque El lo es todo.

“Ellos establecieron reyes, pero no escogidos por mí;constituyeron príncipes, mas yo no lo supe…”
Oseas 8:4

Querido lector:

Es un placer y un privilegio pasar este tiempo con usted. Gracias por su compañía. Le sugiero que nos apresuremos a entrar al teatro porque veo que ya están apagando las luces.

Hay dos localidades no lejos del escenario reservadas para nosotros. Sentémonos enseguida.

Tengo entendido que latrama es del género dramático. Espero, sin embargo, que no la encuentre demasiado triste.

Creo que la historia se divide en dos partes. En la primera se presenta a un rey anciano llamado Saúl y a un pastorcito llamado David. En la segunda aparece de nuevo un rey anciano y un joven. Pero esta vez el anciano es David y el joven es Absalón.

El argumento es una descripción gráfica– un boceto al carbón, si usted prefiere – de la obediencia y la autoridad en el reino de Dios.

Han apagado las luces; los actores están en sus puestos. El público ha guardado silencio. Ya sube el telón.

Ha comenzado nuestra historia.

PROLOGO

El Dios vivo y omnipotente se dirigió a Gabriel y le habló de este modo:
- Toma estas dos partes de mi ser. Haydos hombres que esperan su destino. Ve y entrega a cada uno de ellos una porción de mi mismo.

Con dos luces de vida radiante que palpitaban en sus manos, Gabriel abrió la puerta del reino que separaba a los dos mundos y se perdió de vista. Había entrado en la galería de las generaciones futuras.

- Tengo aquí dos porciones de la naturaleza de Dios. La primera es del mismogénero de su naturaleza. Quien se cubre con ella es investido con el aliento de Dios. Su mismo aliento lo rodea como las aguas alrededor del que se zambulle en el mar. Con esto – el aliento que enviste – tendrá el poder del Altísimo para dominar ejércitos, avergonzar a los enemigos de Dios y realizar en la tierra su obra. Aquí está el poder de Dios como un don. Aquí está la inmersión en el Espíritu.Un hombre dio un paso adelante.

- Esta porción de Dios es para mí.

- Muy bien – respondió el ángel – recuerda que quién recibe una porción tan grandiosa como ésta será, sin duda, conocido por muchos. Antes que su peregrinaje terrenal termine, será conocido tu carácter por medio de este poder. Tal es el destino de todos los que están investidos de esta porción y ejercensu poder, porque ella afecta únicamente al hombre exterior, sin afectar un ápice su espíritu. El poder exterior revelará siempre los recursos íntimos del ser o la carencia de ellos.

El primer hombre recibió su porción y dio un paso atrás.

Gabriel habló otra vez.

- Tengo aquí la segunda de las dos porciones del Dios viviente. Este no es un don sino una herencia. Selleva un don en el hombre exterior; se siembra una herencia – como una semilla – en lo más íntimo del corazón. Sin embargo, aun cuando es una siembra tan insignificante, crece hasta llenar, andando el tiempo, todo el hombre interior.

Otro hombre dio un paso adelante y exclamó:

- Creo que esta porción ha de ser mía durante mi peregrinaje terrenal.

- Muy bien –...
tracking img