Pericles y la democracia ateniense

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 6 (1394 palabras )
  • Descarga(s) : 4
  • Publicado : 23 de abril de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Gustavo Montiel Juárez
Estado, Ciudadanía y Democracia.
Pericles y la democracia ateniense

|1.-Revisa la definición de democracia. |
|2.-Destaca las ideas principales y escríbelas en un documento. |

DemocraciaForma de gobierno que involucra a todos los ciudadanos en la vida pública y de interés de la nación.la participación del ciudadano es mediante el voto, como base para la toma de decisiones a las cuales el mismo ciudadano pudiese tener como interés.
La raíz etimológica de democracia es Del griego demos: pueblo y krateo: gobierno.

3.-Ahora lee el texto "Oración fúnebre de Pericles". Subrayalas ideas principales del texto.

LA ORACIÓN FÚNEBRE DE PERICLES (470 aC - 399 aC)
reconstruída por Tucídides

La mayoría de mis predecesores
en este sitio
nos ha dicho que es honesto
pronunciar algunas palabras,
exigidas por la ley
durante el entierro de aquéllos
que han muerto en batalla.

...Pero cuál fue el camino
por el que llegamos a nuestra posición;
cuál es la forma degobierno
que permitió volver más evidente
nuestra grandeza;
cuáles los hábitos nacionales
a partir de los cuales ella se originó;
éstos son los problemas máximos
que intento dejar en claro,
antes de proseguir con el panegírico
de todos estos muertos.
Pienso que el tema es adecuado
para una ocasión como la presente
y que ha de resultar ventajoso
escucharlo con atención
tanto por los nativoscomo por los extranjeros.
Nuestra constitución no copia leyes
de los estados vecinos.
Más bien somos patrón de referencia
para los demás,
en lugar de ser imitadores de otros.
Su gestión favorece a la pluralidad
en lugar de preferir a unos pocos.
De ahí que la llamamos democracia.

...
Abrimos nuestra ciudad al mundo.
No les prohibimos a los extranjeros
que nos observen
y aprendan denosotros,
aunque ocasionalmente los ojos del enemigo
han de sacar provecho de esta falta de trabas.
Nuestra confianza
en los sistemas y en las políticas
es mucho menor que nuestra confianza
en el espíritu nativo
de nuestros conciudadanos.

En lo que se refiere a la educación,
mientras nuestros rivales
ponen énfasis en la virilidad
desde la cuna misma
y a través de una penosadisciplina,
en Atenas vivimos exactamente como nos gusta;
y sin embargo nos alistamos de inmediato
frente a cualquier peligro real…
… Pero con estos puntos
no finaliza la lista de los motivos
que causan admiración en nuestra ciudad.
Cultivamos el refinamiento sin extravagancia;
la comodidad la apreciamos sin afeminamiento;
la riqueza la usamos en cosas útiles
más que en fastuosidades,
y leatribuimos a la pobreza
una única desgracia real.
La pobreza es desgraciada
no por la ausencia de posesiones
sino porque invita al desánimo
en la lucha por salir de ella.


Nuestros hombres públicos
tienen que atender
a sus negocios privados
al mismo tiempo que a la política
y nuestros ciudadanos ordinarios,
aunque ocupados en sus industrias,
de todos modos son jueces adecuadoscuando el tema es el de los negocios públicos.
Puesto que
discrepando con cualquier otra nación
donde no existe la ambición de participar
en esos deberes, considerados inútiles,
nosotros los atenienses somos todos capaces
De juzgar los acontecimientos,
Aunque no todos seamos capaces de dirigirlos.

En lugar de considerar a la discusión
Como una piedra que nos hace tropezar
En nuestro caminoa la acción,
Pensamos que es preliminar
A cualquier decisión sabia…


Si nos referimos a nuestras leyes,
ellas garantizan igual justicia a todos,
en sus diferencias privadas.
En lo que respecta a las diferencias sociales,
el progreso en la vida pública
se vuelca en favor de los que exhiben
el prestigio de la capacidad.
Las consideraciones de clase
no pueden interferir con el...
tracking img