Piense y actue como un ganador

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 89 (22023 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 24 de mayo de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
LIBRO: PIENSE Y ACTUE COMO GANADOR
LAS ESTRATEGIAS DE LOS CAMPEONES-- WILLIAM HARVEY STEIN
CAPÍTULO I
LO QUE DISTINGUE A LOS GANADORES
A veces olvidamos que los individuos exitosos no son distintos de nosotros. También ellos llegan a cometer errores, tienen defectos, se fatigan, sufren depresiones, padecen enfermedades, padecen enfermedades, enfrentan dificultades domésticas y profesionales,dudan, recelan y cometen injusticias y se desesperan. Para comprobar este hecho, basta revisar la biografía de los hombres y mujeres célebres de todos los tiempos. Allí podemos advertir que quienes han obtenido logros sobresalientes en el deporte, la ciencia, los negocios, la religión, el arte y la política, no fueron, en lo fundamental, muy diferentes de otros sujetos ni gozaron de privilegiosespeciales. De hecho, algunos enfrentaron desventajas y limitaciones que hicieron más difícil el logro de sus respectivas metas.
¿Por qué entonces ellos consiguieron sobresalir y los demás no? ¿ Por qué su vida se nos presenta como una serie de triunfos ininterrumpidos mientras que la de otros- la mayoría- transcurrir en la más completa medianía?.
Para responder a estas preguntas es comúnrecurrir a razones tales como la suerte, el destino, las circunstancias o el genio. El problema es que ninguna de estos factores resuelve la cuestión de manera satisfactoria.
Piense durante un momento en este asunto. Sin duda la suerte existe. Usted puede despertarse una mañana y averiguar que el boleto de lotería que compró días antes salió premiado o que un pariente desconocido los ha nombrado suheredero universal. También podría suceder ¿por qué no? Que, mientras planta un árbol en su jardín, se encuentra con un tesoro. Sin embargo, ¿cree usted que los descubrimientos de los esposos Curie o los logros artísticos de Picasso hubieran sido posibles? Si ellos se hubieran confiado sólo a la buena fortuna? Todos podemos tener un golpe de suerte y por lo menos resulta absurdo basar nuestro proyectode éxito de este factor. El azar es impredecible y ninguna persona que desee triunfar en la vida puede depender de él.
Respecto al destino, la cuestión resulta todavía más problemática. Supongamos que existen personas a quienes una fuerza superior o un misteriosos designio le permite lograr, de manera inevitable y sin posibilidad de error, cualquier meta que se propongan. Si esto fuera así,tales personas no necesitarían esforzarse para alcanzar sus sueños. Todas las cosas buenas les caerían del cielo. Lo cierto es que ninguno de los individuos que, supuestamente, poseen una “buena estrella” ha obtenido las cosas fácilmente. Pensemos, por ejemplo, en el caso del director de cine. Steven Spielberg conocido dentro de la industria fílmicas como el Rey Midas de Hoollywood, en virtud de suextraordinaria y casi milagrosa capacidad para obtener ganancias espectaculares con todas y cada una de sus películas. En apariencia, este joven cineasta está tocado por una hada maravillosa que le permite triunfar sin esfuerzo alguno. No obstante, poca gente sabe que el creador de Indiana Jones y La Lista de Schindler pasó varios años filmando programas de televisión y recibiendo reprimendas desus superiores cuando su desempeño no estaba a la altura de lo esperado. Sus éxitos no han sido, pues, producto de talento artístico.
En cuanto al asunto de las circunstancias favorables, todos conocemos casos de sujetos nacidos en medio de la pobreza o grandes impedimentos físicos y que, sin embrago, conquistaron la excelencia en sus respectivos campos. Allí está el caso del filósofo francésAlbert Camus, Premio Nóbel de Literatura 1957, quien se crió en un barrio miserable de Argel y padeció tuberculosis toda su vida. O el de Josephine Baker, la más célebre bailarina negra de todos los tiempos, hijos de esclavos que, al inicio de su carrera, apenas lo suficiente para procurarse una comida al día. Sin embrago, el ejemplo más dramático de que las circunstancias que nos rodean no son...
tracking img