Prólogo de la antología literaria el tren de la vida

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 7 (1605 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 15 de noviembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Prólogo
Antología Literaria
"EL TREN DE LA VIDA"

No sé por qué, pero siempre, la cultura popular y la literatura, han comparado la vida con un tren. Un tren que pasa "volando" a toda velocidad como nuestros días finitos; un tren que se detiene de trecho en trecho, como la revancha, el respiro de la lucha cotidiana. Un tren que nunca llega, como un amor inalcanzable, un tren esperado,necesitado como la felicidad misma.
El tren es tiempo, es presente, es recuerdo, es esperanza, es fugacidad, es risa, es llanto, es destino, es principio pero también fin.
Muchos escritores han sido inspirados por él. Desde una ventanilla, el rostro de la mujer que siempre soñó se aleja inalcanzable; en una noche oscura o a plena luz, el tren es la trampa perfecta para el tormento deespectros o delirios de un asesino serial; entre la multitud que aborda el tren, el culpable escapa para siempre; sentado en una estación, un hombre canoso ve pasar la vida; corriendo a más no poder, una mujer y sus niños se unen al pueblo que feliz festeja en la estación del tren. Y así, innumerables historias suceden o son inspiradas en sus estaciones, sus vagones, sus vías…
Inspirado enese tren al que alguna vez subí, pretendo un recorrido por la vida misma, abordando relatos de algo parecido a lo que vimos, a lo que nos contaron, a lo que tememos o lo que imaginamos.
“El tren de la vida" es una colección en la que, tomando el tren como tema, autores famosos y otros no tan conocidos transitan por diferentes géneros narrativos, con historias que van desde una ajustadaverosimilitud hasta una fantasía irrealizable, sin olvidar pasar por la estación del humor y del horror.
En cada relato, el reflejo de la vida transita sobre dos rieles, para mostrar con humor, por ejemplo, un personaje aferrado a “Mi asiento en el tranvía” donde una trama que gira sobre las convenciones sociales vistas por ese narrador en primera persona, nos remite a nuestras propiasvivencias al respecto. Qué pensamos y cómo actuamos en un conflicto que genera una situación cotidiana: un joven cuya única ambición es viajar sentado y aferrado a su asiento junto a la ventanilla. Afloran valores y prejuicios en la vivencia de este pasajero tan particular.
Aún más humor y menos traqueteo, encontrarán en "El Guardagujas" que focaliza desde una mirada ingenua de uno de losprotagonistas un desopilante relato. Un narrador en tercera persona, cede su voz frente a un diálogo bien logrado de los personajes para hacer reflexionar al lector a través de una crítica sutil cargada de humor sobre el sistema del ferrocarril, su importancia en las poblaciones alejadas y la incoherencia burocrática del Estado.
De esas poblaciones y su relación con el tren, en esta coleccióntambién hay historias. Trenes como los que nos pinta Bruno Schwebel, “En el tren de la tarde”, que muestra, a través de un personaje, Jesusa, la ilusión y la dependencia del tren que tienen pueblos en vía de crecimiento. La desazón de un tren que años atrás contribuyó a la fundación de un pueblo y que ahora lo está dejando morir. A través de los ojos de sedientos habitantes, y desde las vivencias deJesusa, invita a ilusionarse con un final feliz. Esta vez, ¿pasará de largo el tren de las seis de la tarde?
Y como “tren” y “pueblo” a veces son palabras inseparables, José Gabriel Ceballos nos presenta a los habitantes de Buenavista, en “El Tren”. Desde su propio protagonismo, jugando con la posibilidad de que ese relato sea de una vivencia personal, nos inquieta a tomar partido por elespíritu de lucha que un pueblo teje para no perder el tren. Logra un cierto sentido de frustración e impotencia que nos hace fluctuar con un final inesperado en esta pelea desigual ¿sin sentido?, de un pueblo sin recursos y sin futuro. El protagonista cuenta poco pero dice mucho de un tren obligado, vacío, oscuro y solitario.
Infaltable en esta antología, las reflexiones de un Cortázar que...
tracking img