Propuesta del codigo organico penitenciario

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 125 (31124 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 4 de mayo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
CÓDIGO ORGÁNICO PENITENCIARIO

Exposición de motivos

La fecha de nacimiento del sistema penitenciario venezolano contemporáneo puede ubicarse en el año 1961, con la Ley de Régimen Penitenciario promulgada durante los primeros años de la democracia formal en el país y que introduce renovadores principios penitenciarios, establecidos en las Reglas Mínimas para el Tratamiento de los Reclusosaprobadas por el Consejo Económico y Social de la Organización de las Naciones Unidas en 1957, marcando una tendencia que se encontraba muy en boga en los sistemas penitenciarios de otras latitudes, como era la ideología rehabilitadora y el desarrollo del principio de progresividad, gracias al cual, en Venezuela se establecieron fórmulas de cumplimiento de penas como el destacamento de trabajo, eltrabajo fuera del establecimiento, el destino a establecimientos abiertos y la libertad condicional.

A pesar de las altas expectativas políticas y sociales, producto de la necesidad transformadora en un contexto democrático, esta ley arrastró durante veinte años la esencia misma de su fracaso como norma rectora del sistema de ejecución de las penas. La rehabilitación del penado y sureadaptación social como norte y fin de la pena privativa de la libertad según lo establecido en la Ley, resultó ser un paradigma poco consistente con la violenta tradición punitiva del encierro. Ello, aunado a la ausencia casi absoluta de un contexto institucional acorde a los desafíos propios de la modernidad, produjo rápidamente un estado continuo de violación al marco legal por parte de los órganos dela administración de justicia. Por otra parte, los profundos vacíos e inconsistencias procedimentales establecidos en la norma, así como el poco desarrollo de las instituciones y condiciones generales para la aplicación del marco filosófico de la ley, daban cuenta del poco interés del legislador y de los gobiernos de turno de la naciente democracia por acoger, de manera integral, los principios yprocesos necesarios para hacer de la rehabilitación del delincuente un fin real y esencial del encarcelamiento.

La inestabilidad política que marcó buena parte de los años 60, coadyuvó a mantener un modelo de gestión penitenciaria caracterizado por algunos factores similares a las antiguas cárceles-depósitos de la dictadura, donde la neutralización de los “enemigos” políticos era la funciónlatente de la pena y donde éstos tenían poca posibilidad de invocar los privilegios propios de un modelo de ejecución penal orientado por una doctrina del tratamiento para la rehabilitación y la readaptación. Los problemas acumulados fueron arrastrados durante las décadas siguientes, cuando se produce el asentamiento de un sistema penitenciario plagado de vicios. Los principales de ellos, elhacinamiento y la amplia desproporción entre internos procesados y penados, producto del uso desmedido de la detención preventiva como principal estrategia de política antidelictiva.

A pesar de la promulgación de una nueva Ley de Régimen Penitenciario en 1981 – adaptada a la Ley de Sometimiento a Juicio y Suspensión Condicional de la Ejecución de la Pena de 1979 - a través de la cual se intentafortalecer el sistema progresivo al facilitar la concesión de las fórmulas de cumplimiento de pena ya establecidas en la ley de 1961 (trabajo fuera del establecimiento, destino a establecimiento abierto y libertad condicional), el uso de la prisión como instrumento de neutralización material del presunto delincuente continuó siendo la respuesta fracasada a las demandas de seguridad de una sociedadque, ya desde entonces, se manifestaba como un continuo de desigualdades e injusticias sociales. El uso indiscriminado y a tiempo indeterminado de la detención judicial preventiva representó durante décadas en Venezuela un instrumento de discriminación, marginación y criminalización de los estratos socio-económicos más bajos de la sociedad. El reglamento de internados judiciales de 1975 intenta...
tracking img