Protocolo de kyoto

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 11 (2519 palabras )
  • Descarga(s) : 4
  • Publicado : 4 de noviembre de 2009
Leer documento completo
Vista previa del texto
[pic]
Barranquilla, Domingo 14 de Mayo 2006

DESARROLLO HUMANO Y LIBRE DESARROLLO DE LA PERSONALIDAD.
(El caso de la despenalización de la dosis personal).

Carlos Julio Pájaro M.
Filósofo.
Profesor Universidad del Norte.

Desde lejanos tiempos la humanidad ha sostenido -muchas veces sin reparo alguno- que las normas jurídicas de la sociedadpolítica deben imponer la obligatoriedad de ciertas reglas morales, consideradas fundamentales para un buen vivir y para el aseguramiento de la permanencia de la misma comunidad política. Esto ha conllevado la prohibición de la homosexualidad, el alcoholismo, la pornografía y muchas otras manifestaciones de la conducta humana.

Estas concepciones, calificadas hoy como injustificadas odespóticas, se vieron favorecidas con la aparición de la obra fundamental del filósofo italiano Tomás de Aquino, la Summa Theologicae (Suma Teológica), escrita por su autor en el siglo XIII, y en la cual empezaron a fundamentarse.

La tesis más importante de la Summa Theologicae a este respecto, es la que, a manera de pregunta, se cuestiona “si es un efecto de la ley hacer buenos a los hombres”.A esto responde Tomás de Aquino que “la ley se da para dirigir los actos humanos, y en la medida en que los actos humanos conducen a la virtud, en esa medida la ley hace buenos a los hombres”. La ley positiva entonces induce a los hombres, como efecto suyo, a la virtud, en tanto que son sometidos a los imperativos de la razón práctica del gobernante. La ley jurídica se orienta a la consecución dela perfección moral de los hombres, induciéndolos a la virtud y no importando que ello se logre mediante el uso de la coacción, en procura de lograr el bien común político.

Este bien común político no es otro que el defendido por la mayoría, la cual forzará la necesidad de hacer que la minoría viciosa sea reconducida por la razón práctica expresada en la ley civil, hacia la práctica dela virtud, sinónimo del bien.

En una especie de puesta en escena de los preceptos tomistas, La Naranja Mecánica (1962), novela del escritor británico Anthony Burgess, fallecido en Noviembre de 1992, relata la historia de Alex, un chico ultraviolento cuyos desmanes en compañía de su banda le merecieron ser sometido a un “tratamiento especial” que tendría como resultado volverlo bueno a lafuerza. Pero Alex es un joven que en ocasiones se abstrae en profundas meditaciones, las cuales le condujeron una vez a pensar que si a un hombre se le impone hacer el bien mediante coacción, es preferible para él hacer el mal en libertad. El desvalido Alex conoce el inexcusable valor de la autodeterminación personal. El mundo de Alex es como el nuestro: está atravesado por la agresividad, lacrueldad y la destrucción, pero aún así, su meditación no puede llevar al lector a sindicarle de practicar especie alguna de cinismo como ética, ya veremos por qué.

Una meditación similar condujo a la Corte Constitucional colombiana a declarar inconstitucional el castigo del porte y consumo de la Dosis Personal de sustancias ilícitas en 1994. La sentencia, vigente hasta el presente, se inspiróen la necesidad de promover el respeto por un derecho fundamental que el artículo 16 de nuestra Constitución Política consagra así: “Todas las personas tienen derecho al libre desarrollo de su personalidad, sin más limitaciones que las que imponen los derechos de los demás y el orden jurídico”. El derecho al libre desarrollo de la personalidad hace concreta la capacidad del hombre en su campo deelecciones y renuncias, mediante las cuales, nosotros, los seres humanos, hacemos evidente que nuestra dimensión esencial es la libertad, y, en tanto que libre, cada hombre goza del derecho de hacer “todo aquello que no perjudique a otro”, como fue dicho desde 1789 en la Declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano.

¿Qué pretende la Corte Constitucional con su sentencia?...
tracking img