Quijote

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 25 (6220 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 28 de abril de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Hipertexto 1 Invierno 2005 pp. 44-54

La estructuración circular cordura-locura-cordura en el Quijote Jorge Ramírez Caro Universidad de Costa Rica
Hipertexto

Aquí le tenían por discreto, y allí se les deslizaba por mentecato, sin saber determinarse qué grado le darían entre la discreción y la locura. Miguel de Cervantes 1

E

s unánime la crítica literaria especializada en llamar loco aDon Quijote. La opinión más acabada sobre el asunto la presenta Juan Bautista Avalle-Arce:
La locura del hidalgo manchego surge de una lesión de la imaginativa... su alma sólo registrará imágenes deformadas y distintas de las que perciben sus sentidos... Los sentidos no engañan a don Quijote en absoluto... Es en el paso de lo sensorial a lo anímico que estas imágenes quedan totalmentetrastocadas: el alma de don Quijote registra, en vez de venta un castillo, y dos hermosas doncellas en lugar de las dos mozas del partido. Y las imágenes sensoriales quedan totalmente metamorfoseadas y embellecidas en el momento de imprimirse en el alma de nuestro héroe... Las imágenes que se perciben sólo pueden pasar de lo sensorial a lo anímico por la aduana de la imaginativa, y ésta don Quijote la tienelesionada. En consecuencia, lo que registra el fuero más interno de nuestro caballero andante no responde en absoluto a la realidad que perciben los sentidos (Avalle-Arce en Rico, 1980: 687-688) 2 .

1. M. de Cervantes, El Ingenioso Hidalgo Don Quijote de la Mancha, (prólogo de A. Castro), (21ª ed.), México: Porrúa, 1985, segunda parte, cap. 59. Todas las referencias se tomarán de esta edicióny se citará, para la segunda parte, así: 2Q, 59, y para la primera sólo variará 1Q. 2.Según este mismo crítico, "la realidad oscila porque entre la imagen sensorial y el alma se interpone una imaginativa-fantasía sensorial asimismo oscilante... La realidad de don Quijote, ni mucho menos la del libro en general, no oscila por ningún motivo existencialista ni de otras

Hipertexto 1 (2005) 44 Probablemente el problema más acertado no sea preguntarse si Don Quijote estaba loco o no, sino por qué el mismo narrador y la crítica lo han tratado como si realmente lo estuviera. ¿Por qué la vida plena sólo puede estar representada por alguien en estado de locura? ¿Por qué la verdad sobre el ser humano y el mundo puede sobrevenir de un loco? ¿Acaso la expresión genuina de la vida se alcanza enese estado? ¿No vivimos plenamente la vida quienes nos decimos cuerdos? ¿Por qué para el texto cervantino la vida es locura y la cordura es muerte? Américo Castro ha señalado que la locura de Don Quijote "es simple vehículo para cierta idea del vivir humano" (Castro, 1957: 264). Pero ha sido Luis Rosales quien ha resaltado que la locura del Caballero Andante es una conveniencia del autor y unanecesidad solicitada por la sociedad destinataria del texto para escapar a los mecanismos de censura:
Si Cervantes afirma en principio que don Quijote estaba loco es, ante todo, porque le conviene y además porque lo necesita... Es indudable que hacer lindar a don Quijote con la frontera de la locura es una estricta necesidad de la naturaleza de su obra... Los locos y los muertos pueden decirlo todo.Pero además si los personajes que le rodean no le tomaran por loco, nuestro héroe hubiera dado con sus huesos en la cárcel en la primera ocasión (Rosales, 1960: 144-145).

Ahondando en este mismo sentido, Ludocik Osterc apunta que los libros de caballerías sirvieron a Cervantes de pretexto y de cortina de humo para disparar los dardos contra las clases dominantes sin temor de represalias porparte de ellas. De este modo, la locura del caballero no es más que "Un habilísimo recurso literario de Cervantes, mediante el cual se escudó para lanzar impunemente una aguda crítica de la vida social y política de su tiempo. El autor hizo perecer a su héroe como un loco con el fin de obtener el salvoconducto para sus audaces ataques contra la monarquía, la nobleza y el clero" (Osterc, 1963: 77....
tracking img