Quitche

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 7 (1673 palabras )
  • Descarga(s) : 20
  • Publicado : 1 de marzo de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
[pic]

[pic]
[pic]

He aquí cómo comenzó el robo de los hombres de las tribus (de Vuc Amag) por Balam-Ouitzé, Balam-Acab, Mahucutah e lqui-Balam.
Luego vino la matanza de las tribus, Cogían a uno solo cuando iba caminando, o a dos cuando iban caminando, y no se sabía cuándo los cogían, y enseguida los iban a sacrificar ante Tohil y Avilix. Después regaban la sangre en el camino y ponían lacabeza por separado en el camino. Y decían las tribus: El tigre se los comió. Y lo decían así porque eran como pisadas de tigre las huellas que dejaban, aunque ellos no se mostraban.
Ya eran muchos los hombres que habían robado, pero no se dieron cuenta las tribus hasta más tarde.
- ¿Si serán Tohil y Avilix los que se introducen entre nosotros? Ellos deben ser aquellos a quienes alimentan lossacerdotes y sacrificadores. ¿En dónde estarán sus casas? ¡Sigamos sus pisadas! -dijeron todos los pueblos.
Entonces celebraron consejo entre ellos. A continuación comenzaron a seguir las huellas de los sacerdotes y sacrificadores, pero éstas no eran claras. Sólo eran pisadas de fieras, pisadas de tigre lo que veían, pero las huellas no eran claras. No estaban claras las primeras huellas, puesestaban invertidas, como hechas para que se perdieran, y no estaba claro su camino. Se formó una neblina, se formó una lluvia negra y se hizo mucho lodo; y empezó a caer una llovizna. Esto era lo que los pueblos veían ante ellos. Y sus corazones se cansaban de buscar y perseguirlos por los caminos, porque como era tan grande el ser de Tohil, Avilix y Hacavitz, se alejaban hasta allá en la cima de lasmontañas, en la vecindad de los pueblos que mataban.
Así comenzó el rapto de la gente cuando los brujos cogían a las tribus en los caminos y las sacrificaban ante Tohil, Avilix y Hacavitz; pero a sus (propios) hijos los salvaron allá en la montaña.
Tohil, Avilix y Hacavitz tenían la apariencia de tres muchachos y caminaban por virtud mágica de la piedra. Había un río donde se bañaban a la orilladel agua y allí únicamente se aparecían. Se llamaba por esto En el Baño de Tohil, y éste era el nombre del río. Muchas veces los veían las tribus, pero desaparecían inmediatamente cuando eran vistos por los pueblos.
Se tuvo entonces noticia de donde estaban Balam-Quitzé, Balam-Acab, Mahucutah e Iqui-Balam, y al instante celebraron consejo las tribus sobre la manera de darles muerte.
En primerlugar quisieron tratar las tribus sobre la manera de vencer a Tohil, Avilix y Hacavitz. Y todos los sacerdotes y sacrificadores (de las tribus) dijeron ante las tribus:
- Que todos se levanten, que se llame a todos, que no haya un grupo, ni dos grupos de entre nosotros que se quede atrás de los demás.
Se reunieron todos, se reunieron en gran número y deliberaron entre sí. Y dijeron, preguntándoselos unos a los otros:
- ¿Cómo haremos para vencer a los quichés de Cavec por cuya culpa se están acabando nuestros hijos y vasallos? No se sabe cómo es la destrucción de la gente. Si debemos perecer por medio de estos raptos, que así sea; y si es tan grande el poder de Tohil, Avilix y Hacavitz, entonces que sea nuestro dios este Tohil. ¡Y ojalá que lo hagan su cautivo! No es posible que ellosnos venzan. ¿No hay acaso bastantes hombres entre nosotros? Y los Cavec no son muchos -dijeron, cuando estuvieron todos reunidos.
Y algunos dijeron, dirigiéndose a las tribus cuando hablaron:
- ¿Quién ha visto a esos que se bañan en el río todos los días? Si ellos son Tohil, Avilix y Hacavitz, los venceremos primero a ellos y después comenzaremos la derrota de los sacerdotes y sacrificadores -estodijeron varios de ellos cuando hablaron.
- ¿Pero cómo los venceremos? -preguntaron de nuevo.
- Ésta será nuestra manera de vencerlos. Como ellos tienen aspecto de muchachos cuando se dejan ver entre el agua, que vayan dos doncellas que sean verdaderamente hermosas y amabilísimas doncellas, y que les entren deseos de poseerlas -replicaron.
- Muy bien. Vamos, pues; busquemos dos preciosas...
tracking img